Deseamos a toda la Comunidad Islámica un Feliz Aid Al Fitr mubarak, para que todas sus súplicas y su ayuno sea aceptado por Dios Todopoderoso. Pueden escribir sus correos electrónicos a: elmuecinaustral@gmail.com

Buenas Noticias Coránicas, parte III

Parstoday/ En esta ocasión, llamamos su amable atención a los versículos 155 y 156 de la sura Al-Baqara (La Vaca), donde Dios anuncia buenas nuevas a los que tienen paciencia así:

Vamos a probaros con algo de miedo, de hambre, de pérdida de vuestra hacienda, de vuestra vida, de vuestros frutos. Pero ¡anuncia buenas nuevas a los que tienen paciencia. “que, cuando les acaece una desgracia, dicen: "Somos de Allah y a Él volvemos! 

El mundo donde vivimos, está acompañado de sufrimientos y dificultades y, según los filósofos, dado que (el mundo) es material, estos sufrimientos y calamidades forman parte de esta vida. A veces, el alma humana se siente ofendida por los problemas de la vida, y las amarguras la vacían de la dulzura. Es en estos momentos en que el ser humano busca manera de calmar su espíritu inquieto.

Especialmente en los últimos meses, cuando los pueblos del mundo pasan días duros, agotadores y estresantes en la lucha contra el coronavirus, los problemas causados por la COVID-19, así como aquellos que han perdido a sus seres queridos y las dificultades que sufren el personal médico y los enfermeros en los hospitales, son soportables con la paciencia y resistencia en esta prueba divina, y todo el mundo ha estado buscando una segura referencia donde refugiarse.

Pero, ¿cómo se debe pasar por tiempos difíciles para que se tenga la oportunidad de comprender la dulzura que les seguirían? Y, por otra parte, ¿qué hacer durante las adversidades para minimizar el estrés?

En las enseñanzas religiosas, la paciencia significa perseverancia; esta palabra se ha usado más de cien veces en los versos del sagrado Corán. La paciencia es tan importante para los creyentes que buscan refugio en Dios en caso de que la tengan poco o no la tengan en absoluto. Según los versos coránicos y los relatos islámicos, la paciencia para la fe es como la cabeza para el cuerpo.

Si le amputan a alguien la mano o la pierna, puede sobrevivir como discapacitado; pero si decapitan a alguien, este morirá sin duda. Así que el hombre sin paciencia tampoco tiene fe y, por tanto, no puede estar en el camino hacia el Paraíso. De hecho, a veces la esencia de la fe sufre contaminaciones, las cuales desaparecerán con tales pruebas y calamidades.

Es interesante saber que en el versículo 24 de la sura Ra'd (El Trueno), se lee que el Día de la Resurrección, cuando los creyentes entran en el Paraíso, los ángeles los saludan y les dicen:

¡Paz sobre vosotros, por haber tenido paciencia!" ¡Qué agradable será la Morada Postrera!

Es decir, entre todos los actos, oraciones y buenas obras de los seres celestiales, los ángeles ponen énfasis en la paciencia como factor importante para el ingreso en el Paraíso. De hecho, la paciencia es un tipo de resistencia que empodera al hombre contra lo que le desagrada.

Cada problema y contratiempo en la vida, en proporción a su carácter desagradable, pone en aprieto la psique humana. Pero aquel que tenga fe en Dios y crea en su benevolencia, al soportar las dificultades y someterse al Juicio y el Destino divinos, convierte estas adversidades en una escalera para avanzar y alcanzar la perfección.

Una vez más, vamos a consultar la Palabra de la Revelación (El Corán) para saber qué medicina ha prescrito Dios para los contratiempos de la vida.

El versículo 153 de la sura Al-Baqara (La Vaca), dice: ¡Vosotros, los que creéis, buscad ayuda en la paciencia y en la azalá! Alá está con los pacientes. 

El término “la medicina de la farmacia de la espiritualidad” es para cicatrizar las heridas del alma, creadas a causa de las calamidades de los tiempos y las dificultades de la vida. Los expositores opinan que paciencia en este versículo significa "ayuno" y lo han mencionado como un ejemplo perfecto de paciencia y autocontrol, ya que permite al hombre no sentirse decepcionado ni desviado en momentos de dificultades y adversidades y recurrir solo a Dios y pedirle ayuda. En otras palabras, la paciencia tiene un vínculo inquebrantable con el ayuno: La paciencia ante el hambre y la sed, la perseverancia ante los pecados y la paciencia frente a los dolores y las dificultades, se dan en el ayuno, y su resultado es la exaltación del alma, la dulzura de la oración ante Dios y el acercamiento a Él. 

Básicamente, la vida mundana está mezclada con diferentes dificultades, y si el hombre resiste ante ellas y es paciente, ciertamente triunfará; pero si es impaciente y se pone de rodillas ante los accidentes, nunca logrará el objetivo.

Asimismo, el profeta del Islam (saludos de Dios para él y su familia) también consideró al mes bendito del Ramadán como el mes de la paciencia y dijo: 

¡Oh gente! Es cierto que un mes proyecta sombra sobre ustedes, en el que hay una noche que es mejor que mil noches, y es el mes del Ramadán, en el que Dios hizo obligatorio guardar el ayuno, y es el mes de la paciencia. 

El rezo también se considera un ejemplo de la paciencia. En la tormenta de los problemas, el hombre queda decepcionado y confundido si no está conectado al infinito poder divino. Un hombre que se conecta con Dios durante el rezo, no se desanima bajo ninguna circunstancia ni se siente solo. En las narraciones islámicas se señala que cada vez que surgía una dificultad para el Imam Ali (saludos sean para él), lo primero que hacía era rezar dos rak'ats y pedir ayuda a Dios. 

Cuando el fiel comienza el rezo diciendo el takbir (Dios es el Más Grande) anuncia que Dios es Grande para él y, con esta perspectiva, considera pequeñas todas cosas. Imagínense un avión que cuanto más se acelera y más sube hacia arriba, los grandes edificios de la ciudad se hacen más pequeños ante los ojos de los pasajeros a bordo. Del mismo modo, aquellos que ascienden hacia Dios y ven lo enorme que es el centro del amor y la misericordia divinos, todo lo mundano queda sin valor para ellos, y los dueños del poder y la riqueza les parecen sin valor. Aquí lo importante es que la calamidad es un medio para el crecimiento espiritual de la sociedad y el colapso del politeísmo y el ateísmo en la misma para que ésta preste atención a Dios. Por eso, las dificultades elevan el nivel de la perfección en el hombre y lo convierten en un hombre hecho a sí mismo. 

Algunos de estos problemas provocan que el hombre se haga fuerte físicamente, y que algunos otros provoquen que se haga fuerte espiritualmente. El Imam Ali (saludos sean para él) dice al respecto: 

Dios siempre enfrenta a sus siervos con todo tipo de adversidades y les propone todo tipo de esfuerzos y luchas; contrariamente a su naturaleza de buscar la comodidad se les asigna diversas tareas para abandonar el orgullo y la arrogancia y subyugar su ego con la adoración de Dios; y éste es un medio para abrirles las puertas de la gracia y la misericordia de Dios. 

La paciencia es la vasija de la educación de una sociedad y tiene diferentes tipos; como por ejemplo, en la guerra es motivo de coraje, y ante el pecado es un medio para autocontrol.  De igual modo, en la adoración, la paciencia también conduce a la obediencia a Dios. En la cultura islámica, la paciencia significa perseverancia en tiempos de adversidades, y nunca significa soportar la miseria y ceder a la humillación y la sumisión a los factores del fracaso. 

La fe es más valiosa si va acompañada de ciencia, acción y perseverancia. Por eso, en muchos versículos del Corán, Dios dice que ama y apoya a los pacientes.
Share:

Podcast El Muecín Austral

Calendario islámico

  • Junio 2020
  • 25 de mayo: Aid ul Fitr de Ramadán.
  • 8 de junio: Martirio de Hazrat Hamza (P).
  • 18 de junio: Martirio de imam Sadeq (P).
  • 23 de junio Natalicio de Hadrat Fátima Ma'suma (P).

Artículos y ensayos

El destacado

El regreso a la “Fitra” en armonía con la divinidad a partir de los principios espirituales

Roberto Chambi Calle (1) : La pandemia del Coronavirus, las amenazas de guerra, las injusticias, el abuso y la humillación contra los...