Condena mundial por masacre de musulmanes en la India a manos de fundamentalistas hinduístas / Musulmanes chilenos por la opción Apruebo, lanzan red social en apoyo de dicha preferencia de cara al plebiscito de abril de este año en el país

Lecciones de la vida del Imam Yavad (P)

0 comments
El Imam Muhammad Al-Yawad (P) fue el noveno Imam, tras la muerte de su padre ‘Alí Ar-Ridha (P), y asumió el Imamato a la edad de los nueve años. Los seguidores del Imam Ar-Ridha (P) estaban preocupados porque él carecía de hijos, y no sabían qué sucedería con el Imamato en caso que muriese.

El Imam Muhammad Al-Yawad (P) fue el noveno Imam, tras la muerte de su padre ‘Alí Ar-Ridha (P), y asumió el Imamato a la edad de los nueve años.Los seguidores del Imam Ar-Ridha (P) estaban preocupados porque él carecía de hijos, y no sabían qué sucedería con el Imamato en caso que muriese. Este asunto preocupaba a los shi'ítas, ya que según las narraciones recibidas del Profeta (Bpd) así como las de los Imames (P) anteriores, sostenían la creencia de que el noveno Imam sería hijo del octavo, por ello se encontraban en espera de que Dios Todopoderoso otorgara un hijo y sucesor al Imam Ar-Ridha (P). Inclusive a veces iban a visitarlo y le decían que pidiera a Dios que le diese un hijo y heredero. Este gran hombre los tranquilizaba diciendo: "Dios me dará un hijo que será mi heredero y el Imam después de mi".

Biografía e Infancia del Imam Muhammad Al-Yawad (P)

Finalmente el día 10 del mes de Rayab del año 195 d.H. (811 d.C.) nació el Imam Muhammad At-Taqi (P). Su nombre era "Muhammad" y lo llamaban Abu Ya‘far y sus títulos más utilizados para él eran At-Taqi (el piadoso) y Al-Yawad (el generoso).

Su nacimiento trajo felicidad y causó que la sociedad Shi‘ah consolidara su fe y creencias, ya que al nacer terminó con la duda que se había creado en algunos de éstos como consecuencia de la tardanza de su nacimiento.

Su madre se llamaba "Sabikah", y el octavo Imam la nombró Jaizaran. Esta honorable dama pertenecía a la familia de "Mariya Al-Qubtiah" la esposa del Profeta (Bpd) (Mariya al-Qubtiah la Copta) fue una de las asistentes del Profeta (P) que el Mensajero la tomó como esposa. Ella fue la madre de Ibrahim, el hijo del Gran Profeta (Bpd) que falleció cuando era pequeño), y en cuanto a sus cualidades morales era una de las mujeres más destacadas de su época. El Profeta (BP) respecto a ella dijo: "Ella es una de las mejor mujeres de su época".

Y el séptimo de los Imames, el Imam Musa Ibn Ya‘far (P), mencionó algunas de sus virtudes antes de que esta dama fuese tomada como esposa por el Imam Ar-Rida (P), envió saludos a ella por medio de uno de sus seguidores llamado Yazid Ibn Salit.

"Hakimah", la hermana del Imam Ar-Rida (P) cuenta: "Cuando nació (su sobrino) el Imam Muhammad At-Taqi (P), mi hermano me pidió que me quedara con Jaizaran. El tercer día después del nacimiento del infante, éste abrió sus ojos y luego de mirar hacia el cielo y hacia la derecha e izquierda dijo: Atestiguo que no hay divinidad más que Dios y atestiguo que Muhammad es Su Enviado.

Al observar esta escena tan maravillosa me levanté rápidamente y fui a ver a mi hermano para relatarle lo sucedido. El Imam dijo: "Las maravillas que verás en él después de esto, serán mayores de lo que has observado hasta el día de hoy".

"Abu Yahia San‘ani" relata: Había visitado al Imam cuando le trajeron al Imam Al-Yawad (P) que era aun un infante. Dijo: "Este es un niño que entre la Shi‘ah no ha nacido alguien que traiga para ella más bendiciones que éste".

Tal vez estas palabras del Imam hacen referencia a lo mismo que nosotros nos habíamos referido anteriormente, ya que el nacimiento del Imam Al-Yawad (P) terminó con las preocupaciones de los shi'ítas respecto al sucesor del Imam Ar-Ridha (P), salvando así a la fe de éstos de cualquier duda.

"Nawfali" cuenta: Cuando el Imam Ar-Ridha (P) viajó a Jurasán le dije: "¿Tiene alguna orden para mí?"

Dijo: "Es obligatorio para ti que siguas después de mí a mi hijo Muhammad. Yo voy a un viaje del cuál no regresaré".

"Muhammad Ibn Abi ‘Ibad" que era uno de los escribas del Imam relata: "Este generoso hombre llamaba a su hijo Muhammad (P) por su sobrenombre (costumbre y muestra de respeto en la sociedad árabe de ese entonces), y cuando recibía alguna carta del Imam Al-Yawad (P) manifestaba: "Abu Ya‘far me ha escrito". Y cuando (por orden del Imam Ar-Rida -P-) escribía alguna carta para Abu Ya‘far (P), lo trataba con respeto y grandeza. Y las cartas que recibía del Imam Al-Yawad (P) estaban llenas de bellas y elocuentes palabras".

Este mismo hombre cuenta: Escuché al Imam Ar-Rida (P) decir: "Después de mí, Abu Ya‘far (P) será mi heredero y sucesor de entre los de mi familia".

"Mu‘ammir Ibn Jalad" dice: Mientras el Imam Ar-Rida (P) recordaba un asunto dijo:

"¿Qué necesidad tenéis de escuchar este asunto de mi boca? Es Abu Ya‘far (P) aquél a quien he elegido como mi sucesor (cualquier pregunta y problema que tengáis él les responderá). Nosotros pertenecemos a la familia que los hijos heredan por completo de sus padres (las verdades, sabiduría y la ciencia)". (Estas palabras del Imam se refieren a que toda la ciencia y la jerarquía del imamato son heredadas del Imam anterior al siguiente Imam, y esto es especial del Imam y no de los demás hijos de los Imames).

"Jairani" cuenta que su padre dijo: En Jorasán estaba yo con el Imam. Alguien le preguntó: "¿En caso de que os suceda algún percance, a quién debemos recurrir?"

Le respondió: "A mi hijo Abu Ya‘far".

Parecía que el preguntador no consideraba suficiente la edad del Imam Al-Yawad (P) (y pensaba que como podría un niño ser responsable del Imamato). Entonces el Imam agregó:

"Dios Todopoderoso, eligió a Jesús (P) como profeta y mensajero mientras que su edad era menos que la edad con la que cuenta Abu Ya‘far en estos momentos".

"‘Abdullah Ibn Ya‘far" manifiesta: Acompañado de Safwan Ibn Yahia fuimos a visitar al Imam Ar-Rida (P), en ese entonces el Imam Al-Yawad (P) contaba con tres años y se encontraba presente. Preguntamos al Imam (P): "Si ocurriese algún percance para vos, ¿quién será vuestro sucesor?"

El Imam señaló a su hijo Abu Ya‘far y dijo: "Éste, mi hijo".

"¿A ésta edad?" Le preguntamos.

"¡Si, a esta edad! Dios Todopoderoso eligió como Su Mensajero a Jesús (P) cuando contaba con menos de tres años".

Tras la muerte del Imam Ar-Rida (P) algunos plantearon que el Imam Al-Yawad (P) él era demasiado joven para ser el Imam, dio muestras de su capacidad y conocimiento ante todos. ‘Alí Ibn Ya’far, un hijo del Imam As Sadiq (P), tomó su mano y dijo: "Atestiguo por Dios Altísimo que tú eres mi Imam". Al-Yawad (P) llorando le dijo: "¡Oh, tío! ¿Acaso no has oído a mi padre decir que el Mensajero de Dios (BP) le dijo a mi ancestro (‘Alí) que uno de sus descendientes sería el hijo de la mejor y más hermosa esclava nubia, quien sería perseguido, exiliado y privado de su padre, y que su nieto sería el Imam oculto (el décimo segundo Imam -P-), del cual se dirá que ha muerto, o que ha sido asesinado, o cualquier otra excusa" El le contestó: "Es cierto".

El apelativo del Imam era Abu Ya’far, o Abu Ya’far Az-Zani (el segundo para diferenciarlo del Imam Baqir -P-). También se lo llamaba "At-taqi" (persona que se aleja de los pecados).

Retrospectiva sobre imam Yauad (P)

El Imam Yavad (la paz sea con él): “Los seres humanos con tres características agradables pueden llegar a satisfacer a Dios. Primero, pedir perdón; segundo, ser tolerante, y tercero, dar abundante limosna”.

Cada miembro de la familia del profeta del Islam, el hazrat Mohamad (P) destacó en la ciencia y la búsqueda de la perfección, además de llamar a los hombres a seguir el camino que conduce a la felicidad y la perfección. A lo largo de 17 años de imamato, hizo una valiosa contribución a las ciencias islámicas. 

El año 810 de la era cristiana, el alma del Imam Reza (P) se llenó de alegría con el nacimiento de su hijo el Imam Muhammad Al-Taqi (P), otro nieto del profeta del Islam, que sucedería a su padre y, continuaría la labor de presentar al pueblo el Islam verdadero, es decir, las enseñanzas del profeta del Islam a la humanidad. Su nombre era "Muhammad" y lo llamaban Al-Taqi (el piadoso) y Al-Yavad (el generoso). 

El Imam Yavad (P) solo vivió 25 años en este mundo, pero en este corto tiempo su grandeza científica y atracción espiritual fue tal que se ganó la admiración de muchos sabios, incluso de otras religiones. Felicitamos el aniversario del nacimiento del Imam Yavad a todos ustedes estimados oyentes y aprovechamos este día para exponer algunos puntos de la grandeza espiritual y la personalidad de este hazrat en la forma de historias sobre su vida. 

Una característica única del Imam Yavad (p) fue que asumió el Imamato a una edad muy temprana, a los nueve años. Aquel hazrat, pese a su corta edad, destacó por su conocimiento, su palabra elocuente y virtudes morales. El Imam Yavad sobresalió por su nivel de inteligencia, que brilló cuando mostró su capacidad para realizar análisis sobre asuntos científicos y religiosos. 

El famoso sabio y comentarista Tabarsi en su libro “Alam Alvari” escribió que el Imam Yavad, a pesar de su corta edad, logró alcanzar la ciencia y sabiduría como ningún otro personaje en el campo científico. 

Una persona llamada Ali ibne Esbat contó: “Un día, vi al Imam Yavad, que con una mirada exacta describía los asuntos a sus seguidores en Egipto. Entonces, pensé ¿cómo un joven con esta edad puede contestar las más difíciles preguntas teológicas y científicas y resolver los problemas? En este momento, el Imam Yavad se me acercó, se sentó y me dijo: Ey Ali ibne Esbat, Dios, Todopoderoso ha dado la profecía a los profetas y el Imamato a los imames. Luego recitó la aleya 12 de la sura María: 

¡Juan! ¡Coge la Escritura con mano firme!» Y le otorgamos el juicio cuando aún era niño, 

El Imam Yavad me dijo: “Si es posible que Dios de sabiduría a un niño como no puede dársela a una persona de 40 años de edad”. 

El amplio conocimiento de las ciencias del Imam Yavad causaba admiración y sorpresa entre los grandes sabios, científicos y religiosos, incluidos ulemas de diferentes religiones, de su época. A veces, algunas personas para examinar al Imam Yavad le hacían preguntas difíciles sobre cuestiones científicas y religiosas. Aquel hazrat, con inteligencia especial y de manera completa, respondía a todas preguntas. Según las narraciones, un día, 80 jurisprudentes de Bagdad y de otras ciudades, que habían viajado a la Medina en peregrinación, realizaron una visita al Imam Yavad. Ellos hicieron muchas preguntas y plantearon diferentes asuntos al Imam, quien respondió satisfactoriamente todos los asuntos. 

De acuerdo con el Imam Yavad (la paz sea con él), los seres humanos con tres características agradables pueden llegar a satisfacer a Dios. Primero, pedir perdón; segundo, ser tolerante, y tercero, dar abundante limosna. 

Cierto día, una persona escribió al Imam Yavad (p) una carta para pedirle que rezara por ella y le dijera cómo podía enfrentarse con su padre que era un hombre impaciente y oponente a la familia del profeta. Aquel bendito hazrat, en respuesta a la misiva, escribió: “Rezo por ti y quiero que trates bien a tu padre y no le molestes”. A continuación, le dijo: “Sé paciente porque después de cada dificultad hay una facilidad y recuerda que la victoria es de los piadosos”. Aquel hombre actuó de acuerdo a la recomendación del Imam y no pasó mucho tiempo para que el buen comportamiento del hijo hiciera que su padre se convirtiera en uno de los seguidores de la familia del profeta. 

Desde el punto de vista del Imam Yavad, servir al pueblo, causa el descenso de la misericordia divina y, por el contrario, si un hombre ignora a su prójimo, es posible que pierda las bendiciones divinas. Por eso, aquel hazrat dijo que “algunas de las bendiciones de Dios no serán reveladas, a menos que aumenten las necesidades del pueblo”. Si las personas no se esfuerzan por suministrar las necesidades y no soportan las dificultades, ponen en riesgo las bendiciones divinas que han alcanzado. 

Uno de los fieles de la familia de profeta del Islam, que vivió en Irán, en una memoria sobre el Imam Yavad, escribió: “Durante mi viaje de peregrinación, fui a visitar al Imam y le conté mi problema. Le dije que el gobierno me exigía el pago de muchos impuestos, los cuales, no era capaz de pagar. Entonces, le pedí que escribiera una carta al gobernador de Sistan en Irán y que le recomendara ser tolerante con su pueblo. El Imam me respondió que no lo conocía. Seguidamente, le explique que el gobernador era uno de sus fieles y que, de hecho, su consejo le sería muy útil. El Imam Yavad, en una carta dirigida al gobernador iraní, escribió: “En el nombre de Dios, saludos a ti y a los creyentes meritorios de Dios. Gobernador de Sistan: El poder y el mandato es un depósito que tu Señor te dispuso para que sirvas a sus creyentes. Con este poder y con esta capacidad debes ayudar a tus hermanos en la fe. Lo único que quiero de ti, es que seas bondadoso con la gente. Ten en cuenta que el juicio de Dios contemplará todo tu trabajo y ninguna de tus obras quedará oculta”. El hombre, en su memoria, continuó: “Tomé la carta y regresé a mi país. Había llegado antes que yo la noticia de la carta del Imam al gobernador de Sistan, que era uno de los seguidores del Imam Yavad. Entonces, a mi llegada, el mismo gobernador salió a mi encuentro y, tras darme la bienvenida, me dijo que había ido a recibirme para que le entregara la carta. Tras leerla, me preguntó sobre mi trabajo y desde aquel entonces se comportó con justicia no solo conmigo, sino con todo el mundo. 

El Imam Yavad fue el refugio de los necesitados y los pobres. Su generosidad era tal que el titulo “Yavad” se refiere a esta destacada característica. La popularidad de aquel hazrat fue tanta que cuando alguien pronunciaba su nombre las almas se llenaban de entusiasmo. El Imam Yavad seguía de cerca y con una mirada especial la situación de sus amigos y de otras personas, especialmente cuando estuvo en Medina. 

Las narraciones, las cartas y los documentos históricos concernientes al Imam Yavad, así como su reacción ante el dominio del gobierno abasí, reflejan el hecho de que aquel hazrat estuvo a la cabeza de la oposición política y religiosa contra el gobierno abasí, que activó, con mucho cuidado y en su mayoría de manera secreta, en todas las ciudades islámicas. La vida corta del Imam y su martirio son signos del temor de los califas abasíes ante la presencia influyente del Imam Yavad entre el pueblo. 

Con una oración del Imam Yavad, el más generoso, acabamos el programa de hoy: “Los pecadores que insisten en cometer pecados, creen que están lejos del castigo de Dios. Quienes piensan así son perdedores”.



Fuentes: Parstoday + Agencia ABNA