Condena mundial por masacre de musulmanes en la India a manos de fundamentalistas hinduístas / Musulmanes chilenos por la opción Apruebo, lanzan red social en apoyo de dicha preferencia de cara al plebiscito de abril de este año en el país

Imam Alí (AS) amigo de los oprimidos, enemigo de los opresores y tiranos

0 comments
Yo soy la ciudad del saber y Alí es su puerta, por lo que cualquier persona que busca el conocimiento debe entrar a través de su puerta”. Muhammad (PBUH)



Por: Sdenka Saavedra Alfaro (1): Podríamos acudir a muchísimas fuentes de grandes historiadores, filósofos, escritores, poetas y demás gente cientista cuyas palabras sobre el Imam Alí Ibn Abu Talib (AS), plasman la verdadera calidad divina que poseía como líder, como sabio, como gran guerrero, como el primer Imam de los shiítas, pero igual nos quedaríamos muy cortos para poder sustentar las enormes cualidades que poseía para así afirmar que el Imam Alí (AS) es la puerta del conocimiento de la ciudad de la sabiduría (2); pues si el Profeta Muhammad (PBUH) es el barómetro del islam, el Imam Alí es el barómetro del Imam (Fe verdadera) en el islam.

“Oh Alí! Si no fuera por ti, hubiera sido imposible reconocer a los verdaderos creyentes después de mí (3)”.

Y debemos señalarlo, sin duda alguna Amir Al- Mu´minín (Príncipe de los creyentes) (4) Alí Ibn Abi Talib (AS), es un patrimonio que pertenece a todos los musulmanes y a todos ellos está abierta su puerta y la responsabilidad de todos es intentar alcanzarla, porque el Imam Alí (AS) no sólo es el primer hombre que aceptó el islam, ni aquél que desde niño se crió junto al Profeta (BPUH), y junto a Él permaneció hasta la muerte de éste, ni únicamente el hombre que se casó con su hija Fátima Zahra (SA) la gran señora de las mujeres del universo, sino que es “El comandante de los creyentes, de los fieles” por ser el primero de los Imames de los creyentes, de los gobernantes (wulat) de los musulmanes y de los sucesores designados por Dios en el islam, después del Profeta (BPUH), el sello de los Profetas; es decir es el gran sucesor del Profeta Muhammad (BPUH), quien nació en la Kaaba, en la Meca, un día viernes trece del mes de Rayab, y fue reconocido por el Sagrado Corán como wali (maestro), cuya maestría es el paso final para la perfección de la religión, la realización del favor de Dios para la humanidad y la formación de un islam.

Por esa misma razón es que el mismo Profeta (BPUH), describe la amplitud del primer Imam de los shiítas: “Todo aquel que quiere cumplir con el conocimiento de Adán, la compresión de Noah (Noé) (AS), la paciencia de Ibrahim (Abraham) (AS), el ascetismo de Yahya (Juan) (AS), y la valentía de Musa (Moisés) (AS), debe mirar a Alí (AS)” (5).

Pero debemos también reconocer que entre sus valiosas cualidades morales, que reaviva su total grandeza está su humildad; pero frente a los pobres y los oprimidos, y no frente a los poderosos y soberbios, de ahí es que también el Imam Alí (AS) es el símbolo de la justicia; pues durante sus días de gobierno, impuso nuevamente el trato igualitario entre los miembros de la comunidad, al igual que lo hacía el Profeta Muhammad (PBUH).

Durante su gobierno, todos los ciudadanos del estado islámico eran considerados de la misma manera, sin importar su origen o posición, e incluso sin importar que fueron judíos o cristianos, todos estaban amparados por la misma justicia que instauró el Profeta Muhammad (PBUH) en Medina, ejemplo bajo el cual el Imam Alí (AS) gobernó hasta el último de sus días; además de que gastó todas sus riquezas para ayudar a los pobres y necesitados, viviendo de la manera más simple y estricta. Al mismo tiempo también debemos destacar su sentido de democracia como lo describe el maestro, Ayatollah Murtada Mutahhari:

“Alí procedió con los jariyitas con la mayor liberalidad y espíritu democrático. Él era el califa y ellos sus súbditos; y por consiguiente todo tipo de acción punitiva en su contra estaba a su disposición. Pero él no los encarceló، ni los hizo flagelar; ni siquiera les interrumpió su cuota del tesoro público. Se ocupó de ellos igual que de otros individuos. Quizá un grado tal de libertad، en el cual un gobierno actúa hacia sus opositores con tal espíritu democrático y sentido de justicia، carezca de precedentes en el mundo”. (6)

Además el Imam Alí (AS) se ha destacado por su impronta divina; es decir por su vínculo con lo Divino, poseyendo enormes cualidades como la sabiduría y conocimiento, el autosacrificio y altruismo, la humildad y la modestia, la cortesía, amabilidad y misericordia, la protección por los débiles y desposeídos, la justicia, la libertad, la protección por la libertad, el respeto por la humildad, la generosidad, la bravura, la magnanimidad y misericordia con sus enemigos, como lo hemos comprobado; pero además es considerado como el padre de muchas ciencias islámicas, incluida la literatura árabe, la teología islámica, el Fiqh y la exégesis coránica. El libro de Nahyul Balaga (7) es una selección de sus discursos, cartas y consejos, que es una de las mejores enciclopedias de la cultura islámica que contienen escritos sobre varios temas diferentes como la teología, el mundo de los ángeles, la creación del universo, la naturaleza del ser humano, las comunidades humanas, los gobiernos justos o injustos, entre otros, donde debemos hacer notar que en sus cartas, el Imam (AS) recomienda a sus subordinados observar los derechos de la gente, de ahí es que su figura, como paradigma de rectitud y justicia, ha llamado la atención incluso de eminentes intelectuales de otras religiones.

Relacionado: Fátima Az Zahra (P), arquetipo de Madre, Esposa e Hija para la mujer del siglo XXI
George Jordac, un destacado escritor cristiano de origen libanés, afirma en su obra “La voz de la justicia humana” refiriéndose a ‘Alí como el jefe de estado: ¿Alguien ha visto alguna vez a un gobernante moler los granos con sus propias manos para prepararse él mismo el pan, o muchas veces no tener para comer más que ese mismo pan endurecido, o que remiende él mismo sus sandalias…? Para ‘Ali Ibn Abi Tâlib el gobierno no tenía valor alguno sino era un medio para establecer la verdad y la justicia. Por esa misma razón es que dentro de sus consejos para un buen gobierno se encuentra la carta dirigida Mâlik Al-Ashtar cuando lo designó gobernador de Egipto, y sus provincias cuando el gobierno de Muhammad Ibn Abu Bakr estaba en peligro, que es el más largo compendio de instrucciones (en el Nahyul Balâgha), y la destacamos; pues en la misma instruye y plasma un sinfín de consejos donde destaca el de gobernar con equidad y con justicia:

“Sé imparcial y justo; si abandonas la equidad y la justicia, entonces ciertamente serás tirano y opresor. Quienquiera que tiranice y oprima a las criaturas de Dios, se ganará Su enemistad junto con el odio de aquellos a quienes ha oprimido, cualquiera que provoque la ira del Señor, perderá toda posibilidad de salvación y no tendrá excusa para ofrecer en el Día del Juicio. Cada tirano y opresor, es un enemigo del Señor a menos que se arrepienta y abandone la opresión”.(8)

Además de recordarle que las quejas y el descontento del hombre corriente, del individuo sin recursos y de la gente abatida, tienen preponderancia por sobre la aprobación de personas importantes; ya que el hombre corriente, el pobre y el sector aparentemente menos importante de tus súbditos, son los pilares del Islam; ellos son el verdadero grupo de musulmanes, y el poder y la fuerza defensiva en contra de los enemigos del Islam.

Y es que el Imam Alí tenía siempre una postura hacia la gente pobre, necesitada y oprimida, todos sus escritos; cartas y discursos son una prueba contundente de ello, a diferencia de otros teóricos del “poder”. Por ejemplo en el ámbito de la administración del estado Nicolás Maquiavelo en “El príncipe” se han referido al poder y al manejo del estado desde un punto de vista materialista y carente de espiritualidad especialmente al cual no interesa ni un ápice  la espiritualidad, la solidaridad, el bien común o la justica, esta última que desde su punto de vista ha sido siempre proclive a favorecer de manera fría y dura a favor del rico contra el pobre y el oprimido.

No cabe duda que no hay comparación con las formas del manejo de poder del Imam Alí y Nicolás Maquiavelo, el primero con grandeza espiritual y el segundo solo grandeza material, ególatra e interés económico mercantil, tal cual es el pensamiento de hoy en la mayoría de los “gobernantes en el mundo”. Por eso la postura social, política, económica y fundamentalmente espiritual es un paradigma para el gobernante que quiere las causas justas en favor de los necesitados de paz, justicia y libertad.

Con todo lo expuesto, sin lugar a dudas que el verdadero islam defiende al oprimido, a los más débiles, a la clase pobre, y en ese sentido es que vemos en la actualidad lo que está atravesando el mundo donde las injerencias imperialistas y sionistas en Abya Yala por no decir Latinoamérica están dejando desposeídos cada vez más a la clase indígena como lo que está pasando en Bolivia, tras el Golpe de Estado hacia el primer Presidente indígena, o lo que le sucede al pueblo de Chile con las políticas dictatoriales de Piñera, o al pueblo Venezolano, o Cubano, o Ecuatoriano, el de Haití, el de Brasil, o las políticas de injerencia en el otro lado del mundo, como lo es en Irak, en Yemen, Palestina, en Irán, o en la misma África; pues debemos estar ciegos de no ver tanta injusticia en estos momentos donde los que manifiestan la verdad están siendo perseguidos, detenidos, torturados como lo está siendo Julian Assange, creador de WikiLeaks, quien podría ser condenado a 175 años de prisión por haber informado al mundo sobre las violaciones a los derechos humanos, los asesinatos de civiles y los crímenes de guerra cometidos por Estados Unidos. La condena sería un claro mensaje mafioso a todos los periodistas que se atrevan a denunciar al poder (9).

Es hora de poner en práctica el legado de los que siguen al Imam Alí, el Príncipe de los creyentes, el símbolo de la justicia; pues una vez más debemos recordar que entre sus consejos está el que nuestra responsabilidad es velar por los derechos de los pobres y cuidar de su bienestar, y al respecto el Profeta (PBUH) dijo: “Aquella nación o gobierno donde los derechos de los desposeídos, necesitados y oprimidos no son protegidos, y donde a las personas importantes y poderosas no se les fuerza a satisfacer esos derechos, no pueden alcanzar la salvación”

Notas:

(1) Escritora, Periodista, Profesora e Investigadora Boliviana, miembro de la Asociación de Investigadores en Comunicación y Educación para el Desarrollo (AICED) La Paz-Bolivia.

(2) Haciendo alusión lo que el mensajero de Dios (BPD), dijo: “Yo soy la ciudad del saber y Alí es su puerta, por lo que cualquier persona que busca el conocimiento debe entrar a través de su puerta”.

(3) Shaykh Al mufid, kitab Al Irshad, The book of guidance; www.sibtayn.com

(4) Título con el que se conoce a Alí Ibn Abi Talib (P), que le fuera concedido por el Profeta Muhammad (BPD).

(5) Ibn Asakir and Ibn Kathir (Ibn Asakir en Tarikh Madinal Dameshq; vol.42, p.313.Ibn Kathir en Al Bidayah wa Al Nahayah; vol.7, p.357.

(6) Ayatollah Murtada Mutahhari, “Polarización en torno al carácter de Alí Ibn Abi Talib (P)”; Ed. Elhame Shargh, 2012, segunda edición, Qom, Irán.Pags. 121, 123.

(7) Nahyul Balaga (en árabe: نهج البلاغه, en español: cumbre de la elocuencia) es la compilación de una importante y detallada selección de los discursos y cartas del Imam Alí (P) recopilados en el siglo X por el sabio islámico, Sayyed Razi.

(8) Imam ‘Ali Ibn Abi Tâlib “CONSEJOS PARA UN BUEN GOBIERNO. CARTA DEL IMAM ‘ALI (P) A SU GOBERNADOR MÂLIK AL-ASHTAR” Ed.  Elhame Shargh, Qom, Irán, 2009.

(9) https://rebelion.org/el-caso-assange-y-la-muerte-del-periodismo/