Opción Apruebo se posiciona con fuerza en sociedad chilena, de cara al plebiscito de abril de este año 2020

09 enero 2020

Conmemoración por el martirio de Hazrat Fátima (saludos sea para ella)

0 comments
Medina todavía estaba de luto por el Profeta del Islam. La ausencia del mensajero de Dios, cubrió el cielo y la tierra de lágrimas. Entre los compañeros del Hazart Mohamad (saludos sean para él y sus descendientes), cada uno de acuerdo con su fe sentía la ausencia del mensajero de  Dios, pero el mayor dolor estaba en la casa de la única hija del Profeta. Hazrat Fátima, a quien el Profeta llamó “madre de su padre”,  “una parte de mi cuerpo”, desde su niñez, acariciaba a su padre y con sus lágrimas limpiaba las cenizas del rostro orgulloso de la creación. No había ninguna forma de tranquilizar tanto dolor  porque no solo podía olvidar al Profeta sino que tampoco podía dejar de lado  su mensaje. Sin embargo, Hazrat Fátima quería entregar su vida, su cuerpo medio muerto, al Islam.    

En el aniversario del fallecimiento de la Dama de los dos mundos, Hazrat Fátima (saludos sea para ella) sus fieles y seguidores se ciñen de luto. 

En este día, saludando a esta gran Dama, suplicamos a Dios que nos guíe en el camino recto y virtuoso de los hombres puros y justos. 

Saludos a ti oh Fátima, Dama de los dos mundos. Saludos a tu alma delicada que fue el recuerdo del Enviado de Dios y una parte de su alma. 

Saludos a ti Oh gran Dama que con tu ejemplo e ideas diste el significado a la filosofía de creación. 

En el aniversario de tu partida de este mundo efímero, saludamos tu elevado y celestial puesto y suplicamos a Dios que cada día brille la luz de tu claridad en el alma de tus seguidores. Damos el pésame por el aniversario del martirio de Hazrat Fátima a todos sus seguidores y les invitamos a escuchar unos fragmentos de su vida. 

Sabía que después del fallecimiento de mi padre, Belal no pronunciaría más el Azan (llamamiento al rezo) que llenaba de alegría a Dios, a su Enviado y a todos los fieles. Pero quería recordar una vez más aquel entonces. Un día dije que deseaba escuchar el Azan del almuecín de mi padre, lo cual llegó a oídos de Belal. 

Levántate y lee la carta de aflicción en alta voz. 

Belal por respeto a mi persona se dirigió a una altura e inició el Azan: "Escucha la voz de Dios que es poderosa", yo, al recordar los buenos tiempos que pase en presencia de mi padre, el profeta de Dios, no pude evitar el llanto. Dios mío ¿que es lo que escucho? Esa es la voz del almuecín de tu elegido que ahora no esta entre nosotros. Belal dijo: Atestigua que no hay Dios más que Alá. Y yo continué mi llanto. Otra vez escuché la voz de Belal que decía: atestigua que Mohamad es el Enviado de Dios. Entonces no pude contener mi gemir y me desmaye. Al recobrar el sentido, vi que Belal estaba callado. Recita el Azan, le dije, a lo que respondió: si me lo permite no continuaré con el azan ya que su tristeza me congoja en gran manera. 

Yo nunca volví a escuchar el Azan de la voz del almuecín de mi padre. 

Fátima fue la amada hija del profeta de luz y bendición. Pero ella por sus propios meritos supo ganarse y ocupar un puesto elevado. Su destino es un relato único de una dama que fue leal a los valores humanitarios y morales y una excelente ilustración de sacrificio, pureza y generosidad. 

Parte de su niñez coincidió con los duros e inagotable días de misión del profeta en la Meca. El punto culminante de estas dificultades ocurrió durante los tres años de asedio en Saad Abitaleb, las cuales se duplicaron con la muerte de su querida madre hazrat Jadiya. 

Su juventud también la inició en Medina cuando los infieles luchaban contra los musulmanes y las incesantes guerras les oprimían. En tales condiciones, Fátima, hace hasta lo imposible por proteger el arbolillo del Islam. 

Ella fue como la cura para cicatrizar los dolores y sufrimientos de su padre durante su misión. Otra parte de su vida tomó forma en la casa de su fiel esposo hazrat Ali (la paz sea con el) quien tenia un gran respeto por ella. Ali también ocupaba un lugar inestimable ante su suegro. El se sentía sumamente orgulloso de tener una esposa como Fátima, quien para Ali era su mejor compañera en el camino de obediencia a Dios. Por ello, al ser preguntado por el Enviado de Dios sobre su opinión en cuanto a su esposa? Respondió: ella es mi mejor amiga y compañera en obediencia a Dios. 

Fátima se deleitaba en la adoración espiritual a su Dios, puesto que había entendido la profundidad de la adoración y devoción. Su alma que rebosaba de adoración y espiritualidad, se manifestó en todo aspecto de su vida. Todo lo que ella llevo a cabo durante su vida fue con el propósito de acercarse más a su Señor. 

Su interés por los oprimidos fue tal, hasta el punto de soportar dificultades en la administración de su hogar y la educación de sus hijos, un acto dirigido a satisfacer a su Creador y que indica que su espíritu de devoción poco a poco se fue mezclando con su alma, por lo que el profeta de Dios dijo: 

Mi querida hija Fátima es la líder de las mujeres de todas las generaciones. Ella es un ángel que se ha posado en el rostro de un ser humano y que al postrarse para adorar a su Señor, la luz de su existencia brilla para los ángeles, así como las estrellas iluminan el mundo. 

Hazrat Fátima es una imagen clara de un personaje único y elevado. Además de haber poseído ideas altruistas y superiores y de mirar a su comunidad e historia de manera inteligente, Fátima tenía una personalidad firme con la que manifestó que toda mujer goza de una gran capacidad para lograr la perfección. 

Con una mirada profunda a la vida y poniendo en práctica las directrices divinas, Fátima pudo lograr un singular puesto espiritual. Ella decía que el hombre debía tener un conocimiento correcto sobre el mundo en el que vivía y que tuviera la capacidad de entender las realidades tal como eran. 

En este sentido, la gran dama del Islam, en su histórico sermón convocó al pueblo a recurrir a la razón y conciencia a fin de entender correctamente lo que pasaba a su alrededor, y declaró las realidades ocultas para que los musulmanes no se desviasen del noble camino de la religion. Después del fallecimiento del profeta, Hazrat Fátima se dirigió a la mezquita de Medina y anunció al pueblo el triste suceso. En esta mezquita, ella dio un sermón valioso que tiene varias partes. Hazrat Fátima en una parte de su sermón habla sobre la creación del mundo y en otra, venera el puesto elevado de profeta. 

Asimismo, citando los grandes hechos realizados por el Enviado de Dios, para la humanidad, analiza los acontecimientos ocurridos tras su fallecimiento. Los analistas recuerdan este sermón como uno de los más singulares y elocuentes que han sido pronunciados en la historia. Es por esta razón que observamos que Fátima, junto con su responsabilidad como madre, también gozó de una inteligencia y entendimiento profundo sobre los asuntos políticos y sociales.

Unos meses después del fallecimiento del Hazrat Mohammad (saludos sean para él y sus descendientes), la Hazrat se encontraba triste y sin consuelo por la partida del profeta y la angustia se había apoderado de ella, que sentía un gran dolor en el alma, por lo que sucumbió a una enfermedad y se hallaba postrada en la cama, esperando su partida hacia los cielos. Solo una cosa la tranquilizaba y fue la promesa del Profeta que cuando murió, le dijo: “hija mía después de mí, eres la primera persona que se unirá a mí”. En la última noche, Fátima soñó que su padre le decía: “Ven hacia mí”. Con ganas de unirse, ella le respondió: “por Dios, estoy ansiosa de estar a tu lado”. Y en el mismo sueño, el padre le dijo a Fátima: “esta noche me acompañarás”.

En los últimos momentos, Fátima llamó a su esposo Ali (la paz sea con él), y mientras que Ali veía las lágrimas de la Hazrat Fátima, ella le dijo: ¡esposo! Tengo algunas peticiones antes que mi vida terrenal se vaya. Ali le contestó "Que puedo hacer por ti". Entonces él se levantó y se acercó a Fátima. Ella le dijo: "Nunca me has traicionado desde el momento en que comenzaste a vivir conmigo”. Ali le contesto: “Por Dios; eres la más consciente de Dios, eres la mejor, la más devota, la más grande y más piadosa entre todos nosotros, nada tengo contra ti. Tu partida será muy pesada para mí. Pídeme lo que quieras, actuaré y tendré prioridad sobre ti”. Fátima le contesto: "Aquellos que me hicieron mal y pisotearon mis derechos, no asistirán a mi entierro. Ellos son mis enemigos y enemigos del Mensajero de Dios. Ellos no rezarán por mí. Cuando mis ojos se cierren para siempre, entiérrenme por la noche.

La noche había extendido su sombra sobre la ciudad de Medina.

Si, Fátima la mejor dama del Islam y líder de las mujeres del universo, esa joya brillante en el mundo y el linaje de la familia del Profeta, fue el ángel más misericordioso que es martirizada. Damos condolencias por esta gran pérdida para todos los amantes de la dignidad y la libertad y para los devotos del Profeta. 

Hazrat Fátima, era la hija del Profeta, cuyo padre la llamo un ángel en el rostro de la humanidad, y decía: Oh, Fátima, Dios te ha elegido y te ha elevado, y te ha hecho superior a las mujeres del mundo". Sí, Fátima, era la hija del profeta, cuyo padre al respecto, decía: "Quien ama a Fátima, será mi compañero en el Paraíso y quien la odie, su morada será el fuego"… Cuando Fátima se reencontraba en unos de sus viajes de su  padre, él la cargaba, la besaba, le tomaba de las manos y la hacía sentar cerca de él, y decía: cuando beso las mejillas de mi hija, siento el olor del paraíso". El último adiós del profeta siempre era para Fátima, y cuando regresaba, su primera visita era a ella. Si preguntaban al Profeta: "¿A quién quieres más? Él decía: A mi hija Fátima. Y todo esto se debió al hecho de que Fátima fue la manifestación de la perfección humana y que la dama creció en la escuela de religión. 

Las virtudes y los privilegios de la Hazrat Fátima Zahra, no se deben a su atribución al Profeta del Islam. Su honor y moralidad elevada son las características que merecen su respeto y reverencia. Fátima era una dama que, con la poca edad alcanzó un alto nivel espiritual, científico y de sabiduría y se clasificaba igual a los profetas y los sublimes divinos.

Todos los líderes divinos tenían un respeto especial hacia esta dama magnánima y noble que pocas personas la tenían. 

El ayatolá Jamenei sobre esta gran dama musulmana dice: "El Islam presenta a Fátima. Un ejemplo de su vida es ser buena hija, esposa y madre, su lucha, su conocimiento, su retórica, su sacrificio, su gracia, su migración y su presencia en todos los campos políticos, militares y revolucionarios y su prominencia omnipotente.  Es también la autoridad espiritual, la reverencia y la postración, el altar de la adoración y la oración, y la súplica. Es el modelo que el Islam quiere. 

La Hazrat Zahra es superior a todas las mujeres y la líder de todas damas desde el comienzo de la historia humana hasta el final.

El papel más hermoso de la Hazrat Fátima es ser la base la familia. En la familia de Fátima no hay signo de ignorancia, fanatismo y egoísmo. Ella amaba a su esposo Ali. 

La querida hija del Profeta, crió a sus hijos con un sentido de respeto y afecto, que la Hazrat Fátima llamaba a sus hijos, la luz de mis ojos y el fruto de mi corazón. 

Una vez más, damos el pésame por el aniversario de la Hazrat Fátima a nuestros queridos amigos, Saludos a ti hija del Mensajero de Dios. La paz sea contigo, dama del mundo de los pueblos.