Musulmanes chilenos condenan el vil asesinato del general iraní antiterrorista, Qasem Suleimani

29 diciembre 2019

Derechos Humanos en el Islam: una respuesta a este mundo de injusticia

0 comments
Por Sdenka Saavedra Alfaro

“Justicia significa no oprimir a los demás ni permitir que otros te opriman. El islam y la prioridad de nuestros Imames están resumidos en estos dos postulados: No cometer ni tolerar la injusticia” Imam Jomeini

Sin lugar a dudas, en estos momentos tal como se encuentran las cosas en el mundo de hoy, en donde los más poderosos quieren gobernar  fomentando el incremento de la ignorancia que aún continúa vigente en el imaginario colectivo de las personas en Occidente, “El rebaño” que se deja llevar por los poderosos medios de comunicación de masas, y las cuales no van más allá de la información que no tiene las dos dimensiones del hecho; sino sólo la que les interesa a los amos y señores, así como lo afirman Noam Chomsky e Ignacio Ramonet, en su libro “Cómo nos venden la moto”(2) en la parte titulada; la democracia del espectador:

“Este apartado expone y comenta las teorías de Walter Lippmann, que plantea una división social en la “clase especializada”, encargada de dirigir y controlar, y el “rebaño desconcertado”, que corresponde con la gran mayoría de la población y cuya misión consiste en ejercer de espectadores de los cambios propiciados por la clase especializada. Esta propuesta se basa en un principio moral bastante cuestionable: la incapacidad de la mayoría para gestionar los asuntos que le interesan. Por tanto, es necesario “domesticar al rebaño” a través de medios de comunicación, escuela y cultura, el proceso de reconstrucción histórica permite presentar al público cuadros falseados de la realidad que, sin embargo, ofrecen resultados satisfactorios, como se nos muestra frecuentemente al analizar las opiniones populares acerca de los conflictos armados, la política, el terrorismo…”

Y es precisamente en estos momentos donde la injerencia imperialista y sionista, en países de Centro y Latinoamérica; así como en países de Medio Oriente como Irak, Irán, Siria, Palestina, Yemen, entre otros está presente más que nunca, trayendo tanta desolación, injusticia, muerte de seres inocentes, entre ellos niños, de ahí que se hace de vital importancia hablar de derechos humanos, y más que nada de los derechos humanos en el islam; pues toda la norma jurídica dentro del sistema islámico obedece a la sharia y esta tiene un vínculo jurídico espiritual con la profecía y el libro Sagrado de los musulmanes que es el Corán: “Palabra de Dios” y en tal sentido ir contra los mandatos de Dios es un acto de desobediencia proclive a la herejía, y como lo señala Roberto Chambi(3), la declaración de los derechos humanos en el Islam tiene un raigambre contundente en las leyes islámicas aquellas que han sido practicadas, fortalecidas y difundidas por el Profeta Muhammad (BPD), más aún cuando él ha sido quién ha formado y ha estructurado las primeras instituciones del estado islámico, primero en la Meca luego en Medina durante 23 años.



Pues debemos recordar que el Profeta Muhammad (BPD), con el establecimiento del islam, no sólo devolvió los derechos a las mujeres devolviéndoles su libertad, rescatándolas de la sumisión a los hombres, tratándolas como seres humanos, con igualdad con respecto a los hombres (excepto por las diferencias innatas), haciéndolas merecedoras de derechos y obligaciones, pues hay que aclarar que antes de la época del Profeta Muhammad, en la época preislámica, las mujeres estaban oprimidas, eran insultadas, deshonradas, aún enterradas vivas catorce siglos atrás, el islam declaró la independencia y la responsabilidad política de la mujer. Ella pudo acceder a transitar su propio sendero y determinar su propio destino. Se le permitió jurar lealtad al Profeta (B.P), para determinar el liderazgo en el país y en la sociedad política. Al mismo tiempo también señalar que en unas sociedades donde más de la mitad de la población era esclava sin un trabajo independiente, sin casa, sin medios, sin educación, la esclavitud no podía ser erradicada de golpe,  el Islam ideó un plan de abolición gradual, donde se cambiaba la mentalidad, se educaba, se generaban los medios para que la sociedad vaya asimilando el gran cambio, de ahí que el Islam destacó la personalidad de los esclavos como seres humanos exactamente iguales a los hombres libres y estipuló sus derechos; pues uno de los pecados que no perdona Dios (hasta que se restituye el derecho violado al otro) es quitar la libertad de los seres humanos y convertir a otro ser humano en un producto mercantil. Dijo el Mensajero de Dios: “Dios perdona todos los pecados salvo tres: quien niega la dote a su esposa; quien roba el derecho del trabajador; o esclaviza a otro ser humano”(4). Por otro lado, también hacer referencia sobre la base de la igualdad entre las personas, que no hay diferencia entre árabes y no árabes, entre blancos y negros, entre ricos o pobres; ya que desde el comienzo, el Islam demostró que no fue un llamado al nacionalismo árabe, tenemos a Bilal el etíope, Suhaib el bizantino y a Salman el persa, como las personas más allegadas al Profeta Muhammad; ya que dijo el Profeta: “Todos los hombres son iguales como los dientes del peine del tejedor” y agregó “No hay diferencia del blanco con el negro y del árabe sobre el no árabe”, y esto no lo dijo en la era de la democracia, lo dijo mil cuatrocientos años antes, mientras fundaba un estado, en una época en que los reyes y emperadores se refugiaban en sus torres y palacios lejos de los pueblos. El Profeta siendo jefe venerado, comía con los esclavos, montaba en lomo de burro y ayunaba en demasía(5), esto nos demuestra que hace 1.400 años antes que nadie, el islam ya había regalado al hombre la libertad, la democracia y los derechos humanos, tal como lo manifiestan distintos autores y sabios entre ellos Mardiyya Amiri, quien cita al maestro Tabatabai(6).



“Algunos piensan que los Occidentales han regalado al hombre la libertad, la democracia y los derechos humanos, mientras que, desde hace 1.400 años, antes que nadie, el islam ofreció esto de la mejor manera posible a través de sus enseñanzas; pero Occidente, a través de su propaganda injusta está haciendo que las sociedades piensen que ellos son quienes han creado los derechos humanos”.

De ahí la importancia en manifestar que los derechos humanos no pueden ser considerados unilaterales o que solo puedan tener un solo molde construido por los países occidentales, aquellos que han sido trabajados por los que ganaron la segunda guerra mundial dejando de lado los países que no han sido parte de las Naciones Unidas en esa época, como lo manifiesta Chambi.

La declaración del Cairo; es decir “La declaración de los Derechos Humanos en el Islam”(7), es sin duda una respuesta contundente a todos los aquellos actores que dieron origen a la declaración del 10 de diciembre de 1948 en el que participaron 56 estados siendo que los demás debían aceptarla implícitamente e intrínsecamente.

Pensar solo desde una cosmovisión unilateralista no nos parece acertada, pensar que en el mundo solo hay una visión tampoco; los sujetos internacionales no están obligados a aceptar modelos jurídicos y/o políticos, pues ello atenta contra sus costumbres y contra la religiosidad más aún cuando está fuertemente concatenada con sus creencias espirituales, pues acá no hay separación del estado y la iglesia todo lo contrario el estado la “Iglesia” la economía, lo político, lo jurídico está en una sola esfera, esa esfera que obedece a la sharia y a los dictámenes del Sagrado Corán, por ende de Dios(8).

Pues es muy digno también manifestar que desde el punto de vista del islam, libertad y democracia están basadas en lo que exige la perfección humana, o sea “la libertad es el derecho del hombre en su condición de ser humano”, el derecho de las posibilidades humanas del hombre y no el derecho a los deseos y pasiones individuales; por ende en el islam, democracia significa liberar la humanidad(9).

El Corán considera que aquellos que tienen más deben repartir sus bienes entre los más necesitados, para que a nadie le falte nada. “Y parte de sus bienes correspondía de derecho al mendigo y al indigente” Corán (51:19).

“Justicia significa no oprimir a los demás ni permitir que otros te opriman. El islam y la prioridad de nuestros Imames están resumidos en estos dos postulados: No cometer ni tolerar la injusticia”(10).

Notas:

(1) Escritora, Periodista, Profesora e Investigadora Boliviana, miembro de la Asociación de Investigadores en Comunicación y Educación para el Desarrollo (AICED) La Paz-Bolivia.

(2) Chomsky Noam, Ramonet Ignacio, “Cómo nos venden la moto, Información, Poder, Concentración de Medios”; Ed. Icaria; 2010. Leer más en: https://poderparlante.files.wordpress.com/2012/03/como-nos-venden-la-moto-chomsky-ramonet.pdf



(3) Chambi Calle Roberto, “Derecho Islámico, Estado Gobierno y Sistema Político Internacional”; Ed. Elhame Shargh, julio 2014, La Paz, Bolivia.

(4) “La esclavitud y el islam”, sobre la base de Tafsir Nemune, Ayatullah Makarim Shirazi; Qom, 1993 10º ed. tomo 21, pág. 410 a 423.

(5) Saavedra Alfaro Sdenka, “Interculturalidad andina: el “Suma qamaña” y el islam en Abya Yala”; Editorial Elhame Shargh, Aciabol, La Paz, Bolivia 2014.

(6) Tabatabai Hussein Muhammad, “Al Mizan”, vol.6, pag.506.

(7) Declaración de los Derechos Humanos del Islam, que fue trabajada en el Cairo por 45 representantes de los países miembros de la Junta, para que finalmente el 5 de agosto de 1990 se adopte: “La declaración de los Derechos Humanos en el Islam”; leer más en: “Statute of the International Islamic Court of Justice, en: http://oichumanrights.wordpress.com/2011/07/12/statute­-of-the­­­­­­-internacionales, Ed.Los Amigos del Libro, La Paz, Bolivia; 1999.

(8) Ídem 2.

(9) Murtada Mutahhari, “Sobre la Revolución Islámica”, Publicaciones Sadra 1ª.edición, 1999 AHS, vol.1, p.97.

(10) “Kawzar: Colección de los Discursos del Imam Jomeini con un informe de la Revolución”, Teherán, Instituto para la Recopilación y Publicación y Publicación de las obras del Imam Jomeini, segunda edición, 1995, vol.3, p.184. 

Por Sdenka Saavedra Alfaro para Shafaqna.