• Lo más nuevo

    Conmemoración del martirio de imam As-Sayyad (P)

    Imam Sayad (P) fue hecho mártir el 25 de Muharram 
    Su nombre era Ali y su sobrenombre Abul Hasan, conocido como "Zein-ul- Abidin", que significa adorno de los devotos, y "Sayad", el que se prosterna con frecuencia.

    El imam Sayad, en el año 95 de la hégira lunar, un día como hoy 12 de Moharram, fue envenenado y cayó mártir bajo el mandato del gobernante omavita Walid ibn Abdul Malik.  Damos el pésame por el aniversario del martirio de este gran Imam y echamos un vistazo a su vida.

    Cuando el imam Baquer (P), el hijo de aquel hazrat, lavaba el cuerpo sin vida de su padre, los visitantes observaron en sus rodillas, las palmas y la frente, callos endurecidos debido a las largas prosternaciones sobre el suelo, además de cicatrices de heridas en su cuello y hombro. Le preguntaron la causa de las cicatrices y el imam contestó: “Al llegar la noche, mi padre como el imam Ali (P) llevaba una bolsa de alimentos para distribuirlo anónimamente entre los necesitados de Medina”.

    Esta generosidad es un carácter multidimensional de los grandes gobernantes de la religión, especialmente del Profeta del Islam, Hadrat Muhammad (la paz sea con él y con sus descendientes). Los seres humanos, en el auge de la autoridad científica y la gloria espiritual, deben acompañar a las clases más pobres de la sociedad. De hecho, otra práctica del imam Sayad era acompañar a los necesitados y privados y atender la situación de los esclavos. Los esclavos eran los más presionados, especialmente en la época de los omavitas. El Imam Sayad trató de elevar el lugar social de este colectivo y, para ello, compraba un gran número de esclavos y luego los liberaba.

    Damos el pésame por el aniversario del martirio de aquel grandioso imam.

    Situación tras la tragedia de Karbala

    Luego del triste acontecimiento de Karbalá y del poder de los omeyas (Gobierno tirano) en los asuntos islámicos, el derramamiento de sangre, el trato injusto a los musulmanes, el desprecio y deshonor a las enseñanzas islámicas, el imam Zain al-Abidin (P), permaneció en su casa triste y desconsolado. Nadie se le acercaba y él no podía salir de su casa ni ir entre la gente enseñándoles sus obligaciones, sus tareas y sus responsabilidades, así como lo que era más conveniente para ellos.

    Ante esta situación, debió adoptar otra conducta para enseñar. Entonces, escribió As-Sahifa al-Kamilah as-Sayyadiiah -Las súplicas de As-Sayyad- como instrumento para transmitir, difundir y divulgar las enseñanzas del Islam, los mandatos islámicos, el camino y método de la gente de la casa del Profeta (P). La utilizó para enseñar el espíritu de la religión, el desapego de lo mundano y todo aquello que es necesario para la purificación de las almas y de la condición humana, sin darle a sus enemigos un pretexto para que lo acusaran. Así, enseñó muchas súplicas a la gente, algunas de las cuales fueron reunidas bajo el título de Sahifa Sayyadiah.

    Aquel Hazrat, para transmitir sus mensajes, utilizaba el método de la oración y el rezo. Sus rezos se han recopilado en un libro valioso llamado "Sahifieh Sayadieh". Este complejo contiene 54 de sus oraciones que incluyen cuestiones sociales, políticas y éticas más estrictas monoteístas y de culto, y también lo llamaban, "Sabor de la familia de Muhammad" (saludos sean para él y sus descendientes). El imam Sayad (la paz sea con él) en el libro Sahifieh Sayadieh, considera que el objetivo final de cualquier acción es obtener la satisfacción divina y acercarse a Dios omnipotente y, en este sentido, invita a los hombres a orar y rezar para alcanzar esta única realidad. El lenguaje del rezo que ha usado en Sahifieh Sayadieh, enseña un lenguaje sentimental, lógico y que genera un entusiasmo en el alma de los hombres y los prepara para recibir la realidad, ya que en el rezo 46 de Sahifieh Sayadieh leemos: "Dios mío, este califato es para tu sucesor y tus elegidos y el lugar de los grados elevados que le pertenecían y los demás lo han robado injustamente... hasta que otros quitaron la autoridad a tus elegidos y sucesores y tiraron tu Escritura a un lado, tergiversaron tus órdenes y se alejaron de las tradiciones de tu Enviado.

    Una de las maravillosas oraciones de Sahifa Sayyadiya es la valiosa súplica de "Nobles caracteres morales”. En la misma oración el imam Sayad pide de la forma más dramática a Dios, los atributos loables y dignos de elogio, la lejanía de las inmoralidades, las acciones malas y viciosas. Esta oración con un contenido sin igual, goza de una belleza especial. Esta sagrada súplica contiene contenidos y enseñanzas importantes, que si la gente interesada y creyente reflexionara sobre ella y la comprendiera bien, y actuaría según sus instrucciones, se beneficiaría de la verdadera perfección.

    Aquel hazrat en una parte de la súplica titulada “Súplica acerca de las nobles cualidades morales”, anotó “¡Oh, Dios! Bendice a Muhammad y a su familia. Engaláname con el adorno de los justos y vísteme con el ornamento de los temerosos en el esparcimiento de la justicia, la contención de la ira, la extinción de la llama de la enemistad y el odio, la reunión con la gente de la separación, la corrección de la discordia, la expansión del buen comportamiento, el ocultamiento de los defectos, la suavidad del carácter, la modestia (la contención de las acciones), la belleza en la conducta, la seriedad en las maneras, la solemnidad, la afabilidad en el comportamiento, la precedencia en la llegada de las virtudes, la preferencia de la generosidad, el abandono de la injuria, el otorgamiento de la merced a quien no lo merece, la mención de la verdad; aunque sea dolorosa, el empequeñecimiento de lo bueno de mis palabras y obras aunque sea abundante y la magnificación del mal de mis palabras y obras aunque sea insignificante. Perfecciona todo esto en mí a través de la obediencia perdurable, el aferramiento a la comunidad (estando a su lado) y el rechazo de la gente innovadora y de aquellos que actúan de acuerdo a las opiniones personales contrarias a la religión”. (Súplica número XX).

    Figuran en él diversos temas educativos de la religión y moral, pero con la estructura de súplica.

    Tras los acontecimientos dolorosos, los que abandonaron al imam Hussain (P) y eligieron el camino de los placeres mundanos, se vieron excluidos de la misericordia divina y fueron despertados de la bendición de Dios debido a su conciencia. El imam Sayad (La paz sea con él) en una de sus súplicas místicas toma atención de todo el mundo hacia la aceptación del arrepentimiento por parte del Creador del universo, y a través de estas palabras, da una buena noticia a las personas sobre el perdón divino, para que regresen a Dios.

    Aquel Hazrat en la súplica del que siente el deseo de arrepentimiento, dijo “¡Oh, Dios! Este es el grado de aquel que tiene muchos pecados y la rienda de los errores lo hacen avanzar. El demonio ha dominado sobre él, y por eso es indiferente y negligente frente a Tu orden y la distracción lo atrae hacia lo que Tú has vedado. Como alguien que ignora Tu poder sobre él, o como quien niega Tu favor y beneficencia sobre él, hasta que se abra ante él la visión de la buena guía y se dispersen las nubes de la ceguera frente a su vista. Entonces, en ese momento, cuenta las injusticias que ha cometido contra sí mismo y recapacita en los casos que se ha opuesto a su Señor, entonces considera su pecado grande, y ve su oposición como grande, muy grande". (Súplica número XXXI).


    Otra súplica impresionante de Sahifa Sayyadiya contiene súplicas de 15 parte, bautizada como “Jamsol Asahr”.

    Esta oración disfruta de una suavidad, dulzura y sutileza especial. La peculiaridad evidente de esta oración es que cualquiera persona, con distintas situaciones espirituales y psicológicas, podría encontrar su propia súplica de este compendio y hable con su Creador.

    La súplica de quien se siente arrepentimiento, la súplica de quien agradece a Dios, la súplica de quién teme a Dios, figuran entre las diferentes partes de esta súplica.

    Cada uno, según su carácter, puede elegir una de estas súplicas como un medio para comunicarse con Dios. Por ejemplo, si uno siente agradecimiento hacia su Creador y está interesado en expresar su complacencia, puede leer la súplica de Plegaria de agradecimiento. Aquí mencionamos una parte de esta súplica: “Señor, sus incesantes absoluciones provocó que no recuerde agradecerle; la abundancia de su bondad y generosidad causó que yo sea incapaz de contarle; y la repetición de su benevolencia no se lo anuncie ni informe y me quede callado ante esto. Este es el grado de quien reconoce la abundancia de su merced enfrentándolo con indiferencia y quien testimonia contra sí mismo el abandono de Sus mandatos y tradiciones”.

    Hacer un repaso sobre Sahifa Sayadiyya y reflexionar sobre sus oraciones, rezos y súplicas, es como lavar el corazón con palabras claras y puras, que provocan la salida de la oscuridad del corazón humano, y que abre a las personas a las puertas de la excelencia y la perfección.

    Orientando a la gente

    La situación política de la época del imam Sayad fue muy sensible y complicada. Cuando el imam Husein se levantó ante el gobierno corrupto de los omavitas, con el objetivo de corregir los pensamientos desviados y restaurar el Islam, fue hecho mártir en Karbala, entonces, una atmósfera de miedo y temor embargó a la comunidad islámica, porque matar al hijo del Profeta y aprisionar a su familia era un crimen sin precedentes que sorprendió a todos. Los años del imamato del Hazrat Sayad coincidieron con uno de los más negros y sofocantes periodos de gobiernos en la historia del Islam. En tales condiciones, el imam Ali ibni Husein asumió la orientación del pueblo. Durante el liderazgo del imam Sayad, la comunidad islámica estuvo involucrada en una crisis de pensamiento y de creencia. El pueblo se había distanciado de la escuela de la familia del profeta, al tiempo que el gobierno omavita se dedicó a asuntos irrelevantes y marginales. Los diferentes tipos de corrupción promovidos por los gobernadores omavitas eran otro riesgo que amenazaba a la comunidad islámica. La búsqueda del bienestar y del lujo se consideraba una característica de este tiempo. Los ricos acumularon muchos territorios y tuvieron muchos esclavos hombres y mujeres, incluyendo las mujeres que se encargaban de animar fiestas y reuniones. El imam Sayad se encontraba en una situación horrible. Él con el conocimiento que tenía sobre su comunidad seleccionó un método que no solo ayudó a salvar la cultura rica del Islam sino que también protegía al pueblo de la corrupción del gobierno omavita, lo que preparó el terreno para la propagación y extensión de la religión islámica. La actuación del imam Sayad, aparentemente, indicaba un tipo de flexibilidad y tolerancia, de modo que algunos imaginaron que el imam lejos de las tareas sociales y los asuntos de este mundo, no pensaba en nada excepto en la oración.

    El imam Sayad, considerando el fuerte sofocamiento de esa época, no podría explicar sus conceptos considerables de un modo evidente, por eso lo hacía a través de un método sabio que se basaba en consejos para familiarizar al pueblo con los correctos pensamientos islámicos. El imam apuntado la espiritualidad y el movimiento en el camino para alcanzar los anhelos espirituales e islámicos, en lugar del movimiento material del pueblo de aquel entonces, utilizó el método del consejo y la oración. De hecho, el imam Sayad aprovechó de las mejores maneras para transformar las ideas y conducir hacia el pensamiento correcto y lo que quería que pensara la gente lo decía con su lengua a través de la oración y el consejo. Un ejemplo de tales declaraciones y sermones, que normalmente pronunciaba el imam Sayad los viernes en la mezquita del profeta es este: el primer asunto que en el purgatorio preguntarán los ángeles Munkar y Nakir, será si has seguido a tu Señor, si le has adorado o no y, sobre su enviado que ha enviado hacia ti, si has aceptado su religión y si recitas su Escritura. El imam Sayad, sobre los fundamentos principales del Islam, es decir, el monoteísmo, la profecía y la resurrección, planteó el caso importante del imamato. Imamato es el gobierno de los imames. El imam del que estamos hablando es sucesor del profeta, es decir tiene que orientar y guiar a la gente hacia la religión y también asumir el gobierno de los asuntos de este mundo, entonces, obedecerle es como obedecer al profeta, y esto es obligatorio para todos los musulmanes. Mientras que la gente de aquel entonces se había alejado del Islam e imaginaba que solo una persona debía gobernar los asuntos terrenales y otra, asumir los asuntos religiosos. De hecho, el imam Sayad en forma de consejo, da a conocer este imamato sobre que los omavitas preferían no hablar pues evitaban dar información a la gente sobre el asunto del imamato, es decir el sistema del gobierno islámico y su líder de la comunidad islámica. Con este mismo método, el imam Sayad recuerda al pueblo la cultura noble del Islam que había sido olvidada por las propagandas de los gobernadores crueles o desviados y, desde diversos puntos, trataba de dar a conocer al pueblo las realidades y verdaderas enseñanzas islámicas.

    Advertencias para mejorar la vida

    Un ejemplo de las palabras del imam es sus consejos detallados fueron las que dirigió a uno de sus mejores fieles, el Hazrat Abu Hamza Somali, quien contó así: El imam durante una discusión dijo: evita reunirte con los criminales y corruptos, colaborar con los criminales y acercarte a los adúlteros, así mismo, evita la sedición, pues, sepan que cualquiera que se opone a los sublimes de Dios, sigue una religión que no es la religión de Dios y se opone a las órdenes del liderazgo divino. El imam hizo entender a sus fieles que si el sistema de omavitas daba tranquilidad a las personas era para arrebatarles su fe y si daba comodidades era para debilitar su oposición a su sistema de la tiranía y fuerza. El imam, en sus predicaciones, dice así: "Oh creyentes! Taqut y Taghutyan, que depositan su corazón en este mundo y están fascinados por lo que hay en él y buscan el placer momentáneo que no vale nada , ¡no se dejen engañar!". 

    El imam Sayad ayudaba a sus fieles en el camino del enfrentamiento contra la tiranía pues les hacía entender las presiones que Yazid y Moawieh ejercían sobre los seguidores de Ahl-ul-Beit. El personaje del imam Sayad ha sido planteado como un ejemplo elevado de enfrentamiento contra el gobierno cruel de los omavitas, pues la historia es testigo que el imam Sayad en cualquier tiempo y lugar, pese al peligro, sacó a luz los crímenes de estos califas y rechazó sus actos corruptos y no tuvo miedo de mostrar su odio a los omavitas.

    Aclarando conceptos

    Con base en la historia, el imam Sayad sobre los crímenes contra la familia del profeta, dijo: "Nosotros hemos sido tratados como los hijos de Israel en el sistema de los faraones. Han matado a nuestros hombres y abandonado a nuestras mujeres". El imam Sayyad, quien consideraba que obedecer a los crueles era ser ateo, dijo: "Quien dice, no hay otro dios más que Dios, su palabra no entrará al cielo sino solo hasta sus palabras se plasmen en hechos. Además, quien se rinde ante los tiranos también es ateo".

    Por otro lado, imam Sayad en una iniciativa interesante para aclarar el lugar de la familia de profeta, permanentemente elevaba saludos al profeta en sus oraciones.

    El levantamiento singular del imam Husein en Karbala, tuvo dos sucesos. La primera se realizó con el sacrificio de aquel imam y de sus fieles. La segunda, fue llevar los mensajes y establecer los valores que había logrado con este movimiento. La responsabilidad de la segunda parte la asumió el imam Sayad.

    El imam Sayad tenía 24 años para el suceso de Karbala. En el día y la noche del suceso estuvo enfermo. Ciertamente, su enfermedad fue por la sabiduría divina, que después del martirio del imam Husein, protegió su existencia orientadora para salvar la nación islámica.

    El imam Sayad, sobre los sucesos de la noche de Ashura dice, en la noche de Ashura fui testigo como mi padre convocó a sus fieles y los exhortó a elegir su camino, quedarse o marcharse. La misma noche que mi padre cayó mártir, estaba enfermo y mi tía Zainab me cuidaba. Mi padre vino a visitarme y me dijo algunas frases, Oh época, vergüenza para ti, alguien morirá un día, y esa es la ley de la vida, no son fieles a nadie. Todos los asuntos se realizan hacia Dios y todos los que están vivos tienen que emprender este camino. De las palabras de mi padre entendí que mañana nos ocurrirá una gran catástrofe. Estaba muy triste, lloré, pero no le demostré a mi padre mi dolor.

    Después del levantamiento de Karbala, el imán Sayad toma la responsabilidad y dos caminos, uno corto y otro largo. El corto eran los días de cautiverio del Imán y los otros miembros de la Casa Profética.

    Tras el martirio del imán Husein, los miembros de la casa profética y su tía, la hazrat Zainab (la paz sea con ellos) fueron hechos prisioneros por los soldados criminales de los Omavitas.

    El imam Sayad, en el periodo de su cautiverio y durante su retorno a Medina, reveló las realidades y en cualquiera oportunidad inducía al pueblo a la rebeldía contra el dictador. Sus palabras firmes y valientes en Kufa y Siria son un testimonio de esta afirmación. Se ha citado que el imam Sayad, cuando llegó a Kufa habló firmemente ante los pobladores, algunos de los cuales lloraron y pidieron perdón.

    En una parte de sus palabras decía, Oh gente, soy Ali hijo de Husein. El hijo de quien no respetaron. Oh gente el Señor ha dejado buenamente a los miembros de la casa profética para salvarlos e implantar la justicia y piedad en nuestra existencia. ¿Ustedes no escribieron una carta a mi padre jurándole fidelidad? Pero después lo traicionaron se levantaron para luchar contra él, quienes son miserables y traidores.

    Las palabras del hijo de Husein crearon una conexión entre el movimiento de Ashura y la opinión y pensamiento del pueblo, con el fin que los mensajes de dicho evento se traspasen correctamente.

    En aquellas condiciones sensibles y críticas, aunque un gran dolor embargaba al imam Zainul Abidin,   encontró los más eficaces caminos para contar la realidad, así, estas revelaciones despertaron las conciencias dormidas y neutralizó las propagandas falsas de los omavitas contra el imam Husein y sus seguidores.

    Los días de cautiverio fueron días duros y difíciles para imam Sayad, y para los otros miembros de la casa profética. Los prisioneros de Karbala soportaron muchas torturas. Pero en aquella condición difícil la existencia del imam Sayad y de la hazrat Zainab les dio más vigor y fuerza.

    Especialmente, el imam Sayad habló con firmeza y energía en la corte de los Omavitas, a pesar de estar custodiado por los agentes. Sus palabras en Siria fueron tan conmovedoras, que molestó a Yazid y a su gobierno, enfrentándose ellos con las olas contundentes de las consecuencias del movimiento de Karbala. Por ello, en la primera ocasión, la caravana de los prisioneros regresó inmediatamente a Medina.

    Sin duda, las palabras conmovedoras del imam Sayad y de hazrat Zainab durante sus cautiverios, despertaron las conciencias dormidas, y creó un motivo entre el pueblo para enfrentarse contra los crueles y criminales. Este asunto originó que el movimiento de los arrepentidos, y también el levantamiento de Mojtar, se formará durante los años de este suceso.

    El regreso del imam Sayad a Medina, conllevó en otro periodo a que tome una responsabilidad decisiva. En este periodo persiguió objetivos de largo plazo. Las comunidades musulmanas vivían en esa época condiciones inconvenientes desde el aspecto cultural y social. La debilidad de las creencias religiosas conllevó a que los rituales religiosos fueran juguetes en las manos de los omavitas.  De esta manera, los omavitas trataron de que la gente se ocupara de asuntos insulsos, que estuvieran fuera de la religión, alejándolos de la verdad divina.

    Estas condiciones obligaron al imam a fortalecer las creencias del pueblo. Por eso, durante sus 34 años de imamato, dejó valiosas sabidurías religiosas, y preparó el terreno para ampliar las actividades científicas y culturales seguidas por su hijo, el imam Mohamad Baquer (la paz sea con el).

    imam Sayad aprovechó cualquier oportunidad, como la Peregrinación (Al Hach) para explicar los principios y las doctrinas del Islam. Sus viajes, sucesos de peregrinación, revelaron a los musulmanes del mundo las realidades profundas y bellas del Islam.

    Entre los dichos valiosos de imam Sayad se halla una bella frase que ha dejado un vasto recuerdo, Los más elevados contenidos tanto gnósticos y morales, como sociales y políticos, deben ser una adoración instructiva. Estas adoraciones se han recopilado en el libro, Sahifieh Sayadieh. Esta obra enseña que tanto cuando abrimos las puertas de la felicidad y tranquilidad, como en las peores condiciones y dificultades, debemos refugiarnos en Dios.

    El imam Zainul Abidin fue un símbolo de las virtudes de moralidades. Unas virtudes que contaron para el pueblo en el marco de la adoración. Su cariño y humildad se distinguieron en todas las fases de su vida.

    Imam Sayad durante toda su vida trató de mantener viva la memoria del levantamiento del imam Husein, y se esforzó mucho en despertar la conciencia, conocimiento y ciencia del pueblo. Durante todos esos años este hazrat estuvo expuesto al rencor y maldad de los omavitas, quienes trataron de silenciar las palabras candentes del Islam. El imam cayó mártir después de que le envenenaron. Decía, el camino es muy estrecho para los que se adelantan sin una orientación justa. Estén con Dios para que lo lejos se convierta en lo cercado, y las dificultades en facilidades.

    A veces es más difícil mantener un movimiento que hacerlo y el imam Sayad (P) asumió esta tarea en la situación más crítica de la historia islámica. El destino divino hizo que el imam Zainul Abidin sobreviviera en Karbala, de modo que, con inteligencia, manejó y dirigió los acontecimientos después del levantamiento de su padre, el imam Husein (P). 

    El aniversario del nacimiento o martirio de los grandes hombres elegidos por Dios, incluidos los de Ahlul-Beit del Profeta del Islam, es una oportunidad para tener una visión general de sus historias de vida. El 12 del mes de Moharram es el aniversario del martirio del Imam Sayad, el hijo del Imam Husein, uno de los descendientes del Profeta del Islam. El periodo de su Imamato que comenzó después del suceso de Karbala y el martirio del Imam Husein, tiene peculiaridades relevantes. Aquel Hazrat, en este periodo, desarrolló un papel importante y decisivo. El Imam Sayad tenía unos 24 años cuando sucedió la tragedia de Karbala y vivió 34 años más, durante los cuales asumió el liderazgo de la nación islámica y, de diversas maneras, se esforzó por luchar contra la opresión y la ignorancia. Durante esta lucha, lo más evidente en la vida del Imam Sayad, ha sido mantener vivo el recuerdo del levantamiento de Karbala, y el mensaje de este gran y eterno movimiento.

    Arabismo no es Islam 

    A veces es más difícil mantener un movimiento que hacerlo y el Imam Sayad (P) asumió esta tarea en la situación más crítica de la historia islámica. El destino divino hizo que el imam Sayad sobreviviera en Karbala, de modo que, con inteligencia, manejó y dirigió los acontecimientos después del levantamiento de su padre, el imam Husein (P). El imam Sayad asumió su Imamato en un periodo en el que los valores religiosos habían sido distorsionados por los omavitas y la  injusticia y el amor por lo mundano eran las características prominentes de esa época. Mientras que el régimen omavita afirmaba que se apoyaba en la religión, la comunidad islámica estaba distanciándose de las verdaderas enseñanzas islámicas. En realidad, los omavitas buscaban golpear los valores de Islam, aprovechándose de la religión para mantener sus apariencias. La cima de su hipocresía en la sociedad islámica se evidenció los primeros días después del martirio del imam Husein. Los omavitas trataron de explotar la causa de Ashura a su favor y mostrar que el movimiento del imam Husein y sus seguidores era una especie de insurrección. En estas condiciones, el Imam Sayad desempeñó dos papeles, uno a corto y el otro a largo plazo. El primero se refiere a los días siguientes después del martirio del Imam Husein y su encarcelamiento junto al resto de Ahlul-Beit en Kufa y Sham (Siria actual). Su trabajo de largo plazo alude a la responsabilidad del imam Sayad tras su regreso a la ciudad de Medina. Después del martirio del Imam Husein, Ahlul-Beit, incluidos el imam Sayad y su tía, la Hazrat Zeinab (saludos sean para ella), fueron capturados por los soldados criminales de los omavitas. En ese momento, el imam Sayad entró en la ciudad de Kufa y habló a toda la gente con tanta pasión sobre lo que pasó en Karbala que los kufianos se quedaron impactados, lloraban, se arrepentían y pedían perdón al imam. En una parte de su discurso, el Imam Sayad dice:

    "¡Oh pueblo!, soy Ali, hijo de Husein, hijo de aquel al que rompieron su reverencia. ¡Pueblo!, nuestro Señor nos ha beneficiado de la bienaventuranza y nos ha dado la salvación, la justicia y la piedad. ¿No le escribieron una carta a mi padre asegurándole su lealtad? Pero después de eso, ustedes lo engañaron e intentaron luchar contra él. ¡Qué tonta y mala idea! Ustedes pactaron con mi padre, pero rompieron su lealtad y lo mataron. ¡Muertos están por este acto y qué final tan triste han elegido para ustedes mismos! Cuando se entrevisten con el Profeta de Dios y les pregunte si han matado a su familia ¿con qué cara van a verlo? Seguramente, les responderá que no son de su pueblo".

    Las palabras del imam Sayad fueron como un puente entre el movimiento de Ashura y la mente de la gente. En esas condiciones sensibles y críticas, a pesar de su enorme dolor, el imam supo reconocer en el fondo la manera más eficaz de expresar la verdad del imam Husein y de sus compañeros y revelarla para despertar las conciencias dormidas o sedadas por las falsas profecías de los omavitas contra el Imam Hussein y sus seguidores. Los días de cautiverio fueron días muy difíciles para el Imam Sayad y los otros miembros de Ahlul-Beit. Los prisioneros de Karbala sufrieron mucho durante este periodo, pero en esas difíciles circunstancias, la presencia del imam Sayad y la Hazrat Zeinab eran un bálsamo de ánimo para los prisioneros.


    Otra página gloriosa de la vida del mensajero de Karbala es su discurso decisivo y revelador en la mezquita de los omavitas en Sham. Cuando el imam entró en el palacio de Yazid bin Moawieh, lo vio feliz de su victoria. Yazid pensó que la situación estaba a su favor, pero el imam Sayad, valientemente, subió al púlpito y dijo: "¡Pueblo!, Dios ha bendecido a la familia del Profeta con conocimiento, paciencia, perdón, magnanimidad, elocuencia, valor y amor. Nos ha puesto en el corazón de los creyentes. ¡Gente! cualquiera que no me reconozca, me presento. Yo soy el hijo del mejor de los hombres, el hijo de alguien que en la noche de la Ascensión fue llevado a la mezquita de al-Haram desde la mezquita de Al-Aqsa". Entonces, el imam puso de manifiesto la pasión del imam Ali (la paz sea con él) y las virtudes de la Hazrat Fátima (saludo sea para ella) y, luego, al expresar la posición de su padre, el imam Husein dijo: "Soy el hijo de alguien que tenía sed de muerte, fue llevado a la opresión sangrienta y su cuerpo cayó en el suelo de Karbala. Robaron su turbante. Mientras los ángeles del cielo estaban llorando. Soy hijo del que cortaron su cabeza y llevaron a su familia de Irak hacia Sham". Sus palabras en Sham fueron tan chocantes que preocuparon a Yazid y el gobierno omavita vio enfrente olas que podrían empeorar su situación tras el movimiento de Karbala. Como resultado, llevaron de inmediato al imam y su familia de regreso a la ciudad de Medina.

    De vuelta imam Sayad a Medina, su responsabilidad entró en una  nueva etapa en la que persiguió objetivos a largo plazo. Las condiciones anormales de aquellos días obligaron al imam a reformar y fortalecer las creencias religiosas del pueblo. Por esta razón, durante los últimos 34 años de su Imamato, él fue el erudito religioso más valioso y proporcionó las bases para intensificar las actividades científicas y culturales que continuaron con su hijo, el imam Baquer (la paz sea con él). Uno de los servicios espirituales más valiosos del Imam Sayad en los años posteriores al levantamiento de Karbala son sus manifiestos. Estas oraciones ricas y poderosas se compilan en un libro llamado Sahifeh Sayadiyeh.


    Sahifeh, aunque es un conjunto de oraciones y todos sus contenidos se basan en una conversación con Dios, al reflexionar sobre sus profundos conceptos se observa que estas palabras son más allá que las oraciones ordinarias. El imam Sayad, a través del lenguaje de la oración, ha expresado las opiniones del Islam sobre la filosofía de la vida y la creación, cuestiones de la creencia y la ética individual y social, e incluso explica algunas cuestiones políticas. Sahifieh Sayadieh es el mejor documento para entender una parte de la grandeza científica y espiritualidad del imam Sayad.  En la medida en que meditamos estas valiosas lecciones, lograremos conocer grandes verdades. El imam Sayad en el campo de la difusión de las enseñanzas y reglas divinas en el marco de la oración, ha dado grandes pasos que han sorprendido incluso a científicos. El gran sabio chií el difunto sheij Mufid (que Dios lo bendiga) escribe: "Los jurisconsultos suníes han narrado tanto de los conocimientos del imam Sayad que no se pueden numerar. La predicación, oraciones y virtudes enunciadas en el Corán y sobre lo que es lícito y no ilícito que ha narrado el imam es famoso entre los eruditos, pero por falta del tiempo, no podemos explicarlo.

    Imam Ali ibn al-Hussayn (P) el cuarto Imam Shiíta y el hijo mayor de Imam Hussayn (P), famoso como Zainul Abidin y Sayyid-i Sayyad, fue martirizado por el envenenamiento el 25 de Muharram en Medina al Munawwarah y está enterrado en el cementerio de Baqi' cerca de su tío el Imam Hassan al-Muytaba (P). En esta ocasión trágica y triste extendemos nuestro más sentido pésame a los millones de miembros de la Ummah Islámica y a los amantes de la Inmaculada Gente de la Casa [del Profeta] (Ahlul Bait -P-) en todo el mundo.

    Nombre: ‘Ali
    Título: Zainul ‘Abidin (el ornato de los siervos) – As lo más Sayyad (el que se prosterna con frecuencia – Saiied As Sayidin (el señor de los que se prosternan) o Abu Muhammad.
    Nació: El 5 del mes de Sha’ban del año 38 d.H..
    Su padre: Husain Ibn ‘Ali (P)
    Su madre: Shahr Banu
    Murió: El día 25 del mes de Muharram, del año 95 d.H. (712 d.C).

    No hay comentarios.

    Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.