Musulmanes chilenos rechazan violencia y muertes de ciudadanos, así como contra la destrucción de bienes públicos

25 diciembre 2018

El vendrá, especial con motivo del aniversario del nacimiento de Jesús, la paz sea con él

0 comments

Escuchar programa en audio

Hoy, 25 de diciembre, coincide con el aniversario del nacimiento del Profeta de la Paz y la Salud, el asistente del último salvador prometido a la humanidad, Jesucristo (P).

Presentamos este artículo a todos aquellos cuyos corazones laten con el amor de Dios y en espera de Jesucristo (P).

¡Saludos y las bendiciones de Dios a los Mensajeros Divinos! Salúdalos a quienes, como lluvia, traen misericordia a las almas sedientas, y refrescan a las almas descoloridas, con la lluvia de los más altos conocimientos divinos. Saludo y la paz de Dios sea con el Señor Jesús que revivió e a los muertos y levanto a los inválidos. Y saludos a sus verdaderos seguidores que promueven las enseñanzas de Jesucristo y otros mensajeros divinos, y sus pensamientos trascendentales. Feliz cumpleaños.

Desde el inicio de la creación de la humanidad en este universo, todos los mensajeros divinos enviados por Dios han traído un solo mensaje a la humanidad. Un mensaje lleno de misericordia que muestra el único camino a la prosperidad. Uno de estos mensajeros es el Jesucristo, el Profeta que nació en Belén, Palestina, 622 años antes de la emigración del gran Profeta Muhammad (P). Este gran Profeta, además de tener el libro divino y la religión, tuvo un maravilloso nacimiento. Nació con la voluntad de Dios sin tener un padre, y de una madre casta llamada María.

Las aleyas 16 hasta 21 de la Sura María (Maríam) del sagrado Corán recuerdan así a esta santa mujer: ´´Y recuerda a María en la Escritura, cuando dejó a su familia para retirarse a un lugar de Oriente. Y tendió un velo para ocultarse de ellos. Le enviamos Nuestro Espíritu y éste se le presentó como un mortal acabado. Dijo ella: «Me refugio de ti en el Compasivo. Si es que temes a Alá...» Dijo él: «Yo soy sólo el enviado de tu Señor para regalarte un muchacho puro». Dijo ella: «¿Cómo puedo tener un muchacho si no me ha tocado mortal, ni soy una ramera?» «Así será», dijo. «Tu Señor dice: 'Es cosa fácil para Mí. Para hacer de él signo para la gente y muestra de Nuestra misericordia'. Es cosa decidida». ´´

El tiempo que María llevaba a su hijo se ha mencionado de manera diferente, algunas narraciones lo han indicado seis meses, mientras que otros creen que ha sido nueve horas en vez de nueve meses. Cuando llegó el momento del nacimiento de Jesús, el dolor del parto llevó a María hacia una palmera seca. María estaba tan preocupada por las acusaciones que iba a recibir que deseaba morir. Pero el recién nacido Jesucristo habló por orden de Dios y consoló a su madre, y dijo: "No te preocupes, si ves a alguien que te acusa, yo le responderé, tú mantén ayuno de silencio por Dios y di: no hablaré con ningún ser humano".

Entonces, María, con un corazón seguro, abrazó a su hijo y se fue hacia su pueblo. La gente, al ver esta escena, perdió su confianza en María y le dijo: "Hiciste algo terrible, hermana de Harun, tus padres no eran personas desviadas. ¿Por qué te has corrompido?" Señalando a ellos, María les informó que estaba de ayuno de silencio y le hagan la pregunta al bebé que tenía en brazos. La gente se sorprendió y dijo: "¿Cómo podemos hablar con un niño recién nacido?" Entonces la gente vio y escuchó por primera vez el milagro de Jesús recién nacido. Por la voluntad divina, Jesús habló con la gente y dijo: " Soy el siervo de Alá. Él me ha dado la Escritura y ha hecho de mí un profeta. Me ha bendecido dondequiera que me encuentre y me ha ordenado el azalá y el azaque mientras viva, y que sea piadoso con mi madre. No me ha hecho violento, ni desgraciado. La paz sobre mí el día que nací, el día que muera y el día que sea resucitado a la vida". 

En las primeras horas de su nacimiento, Jesús probó la inocencia de su madre, la santa María, y mostró su alto puesto de profecía, pero aun no era responsable de guiar y propagar la religión divina. Al mismo tiempo, los peligros de un grupo de judíos lo amenazaban. Es por eso que Dios les llevó a los dos a un lugar seguro y apropiado, para que Jesús creciera y se preparara para su misión celestial.

Así, como Dios les había otorgado milagros a otros profetas, le concedió también a Jesús grandes milagros a fin de probar su profecía a la gente. Uno de sus milagros fue hacer un pájaro de barro y al soplar la estatua esta se convertía en un pájaro vivo. Dios le había dado el don de curar a los ciegos. Uno de los más maravillosos milagros de Jesús fue la Resurrección de los muertos. Él revivió a muchas personas muertas por el orden divino. Incluso le informaba de la gente sobre la comida que consumía o que acumulaba en casa.

A pesar de todos estos milagros, pocas personas creían en Jesús. Los líderes de Bani Israel, que, tras el nacimiento de Jesús, vieron en riesgo su posición, estaban preocupados por su profecía y conspiraron contra él. Consideraban a Jesucristo como un obstáculo para lograr sus deseos, por eso intentaron matarlo. Pero Dios lo escondió y ellos arrestaron a alguien que se parecía a Jesús. Los cristianos y otras personas creen que los enemigos de Jesucristo lo crucificaron y lo mataron un viernes. Pero tres días después de la muerte de Jesús, el domingo, revivió y se fue al cielo. Pero el santo libro del Corán rechaza la crucifixión de Cristo y dice: "No mataron a Cristo ni crucificaron, sino que llevaron a otra persona a la cruz, y ellos mismos no estaban seguros de ello, pero Dios lo ascendió al cielo al lado de él”.

Sí, Dios lo salvó de sus enemigos y lo llevó al cielo para luego regresarlo a la Tierra en el momento adecuado.

Esta resurrección de Jesucristo para salvar al mundo y crear un mundo glorioso se basa en las creencias de todas las religiones divinas, especialmente las cristianas. Según las palabras de los cuatro evangelios, Jesús regresará un día, luchará contra los gobernantes malvados y, después de su eliminación, salvará a la humanidad hacia la prosperidad. Por esta razón, deben esperar su reaparición y preparar las condiciones para la llegada del Profeta.

Los musulmanes también creen en el regreso de Jesús. Hay muchas narraciones relacionadas a este respecto en las fuentes islámicas, tanto de los chiíes como de los sunitas. Una de ellas es la narración del Profeta del Islam, el Hazrat Muhammad (P) que dijo: "¿Cómo os sentiréis cuando Jesús, el hijo de María, descienda entre vosotros y vuestro líder sea uno de vosotros?"

Algunas de estas narraciones dicen que Jesús rezará detrás del Imam Mahdi, duodécimo Imam de los musulmanes chiíes (Que Dios acelere su llegada). Este retorno y el seguimiento al Imam causará la mayor tendencia de los seguidores verdaderos de Jesús al Islam. De hecho, por la sabiduría y la misericordia de Dios fue llevado al cielo para que cuando regrese y descienda a la tierra, guíe a la gente hacia la justicia. 

Este día está adornado con un nacimiento bondadoso y feliz, un día en que Dios puso a Jesús en los brazos de una gran dama como María (saludos sea para ella). Estamos en el aniversario del nacimiento de un Enviado que predica la compasión y la justicia en el mundo y, que por orden de Dios, habló desde su cuna y dirija al pueblo ignorante. Él dijo: “Soy el siervo de Alá. Él me ha dado la Escritura y ha hecho de mí un profeta. Me ha bendecido dondequiera que me encuentre y me ha ordenado la azalá y el azaque mientras viva.  Y que sea piadoso con mi madre. No me ha hecho violento ni desgraciado. La paz sobre mí el día que nací, el día que me muera y el día que sea resucitado a la vida”, aleyas 30 al 33 de sura María.

Hazrat Jesús es de los grandes profetas divinos que es muy respetado en el Corán. En diversas aleyas de este sagrado libro, se presenta a Jesús y el papel que desempeñó, como uno de los grandes profetas que tiene La Escritura divina. El Corán menciona el nacimiento de este profeta como un evento increíble, ya que Hazrat Jesús nació de una forma milagrosa sin tener padre. Aquel Hazrat nació de una madre piadosa llamada María que no tenía marido. Dios en el Corán habla sobre María la hija de Imran, una dama piadosa que desde su infancia estuvo en el camino del auto purificación para poder alcanzar un lugar de jerarquía espiritual. Desde el cielo se enviaba la comida que era para ella.

Un día María estaba hablando con su Señor en oración, y de repente apareció el ángel Gabriel y se le acercó y le anunció el nacimiento de un hijo. Dios en sura María en las aleyas 16 al 21 menciona este evento.

Y recuerda a María en la Escritura, cuando dejó a su familia para retirarse a un lugar de Oriente.

Entonces se ocultó de ellos con un velo y le enviamos a Nuestro espíritu que tomó la apariencia de un ser humano completo.

Dijo ella: «Me refugio de ti en el Misericordioso, si es que temes a Alá...»

Dijo él: «Yo sólo soy el enviado de tu Señor para concederte un niño puro».

Dijo ella: « ¿Cómo podría tener un niño si ningún mortal me ha tocado, ni soy una fornicadora?»

Dijo él: «Así lo ha dicho tu Señor: Eso es simple para Mí, para hacerlo un signo para los hombre y una misericordia de Nuestra parte. Es un asunto decretado».

El sagrado Corán rechaza algunas creencias existentes en el cristianismo actual como la Trinidad, y niega su base. Trinidad significa dividir en tres cosas. La teología cristiana contemporánea, y la doctrina de la Trinidad se basan fundamentalmente en la trilogía del Señor, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Esta teoría propaga un modo de comprender a Dios como una realidad triple.

Según esta creencia, la existencia y naturaleza de Dios es única, pero aparece en tres diferentes personas, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Estos tres a pesar de tener la dignidad y distinción no son separados. La verdad es que ninguno de los cuatro evangelios actuales alude el caso de la trinidad. Por eso los investigadores cristianos creen que la fuente de la trinidad en los evangelios es desconocida e invisible. Algunos historiadores han escrito que los primeros cristianos no creían en este principio. El tema de la trinidad apareció en el siglo III y fue inventado por los cristianos que exageraron acerca de Jesús, entró al cristianismo y se expandió a otras naciones. Lo que existe actualmente sobre este principio son las cartas de Pablo, este mensajero bajo la influencia de los pensamientos e ideas de los griegos de la antigüedad, mezclo la religión de Jesús con sus ideas y pensamientos. Los pensamientos de Pablo y su susceptibilidad de las ideas se han desviado del camino recto.

Una aleya del Corán nos recuerda:

Di: «¡Gente del Libro ! No deforméis la verdad de las cosas en vuestra religión profesando algo diferente de la Verdad y no sigáis las pasiones de una gente que ya antes se extravió, extravió a muchos y se apartó del camino recto ». Aleya 77 de sura, La mesa servida.

La teología cristiana hace referencia a la unidad de Dios, pero esta unidad o trinidad se enfrenta a contradicciones y su comprensión es muy difícil. Finalmente esta idea considera a la Trinidad como un misterio secreto y santo y va más allá de la inteligencia y de la percepción de la mente humana. Los pensadores no cristianos están convencidos de que la doctrina de la Trinidad no solo no es verificable, sino que en la actualidad en la Escritura hay frases que rechazan la base de su raíz. Se han narrado palabras de Jesús que se contradicen con la Trinidad. Por ejemplo en el Evangelio de Juan se lee: "Jesús dice: Y esta es la vida eterna que te conozcan a ti el único Dios verdadero y a Jesucristo tu Enviado.

Según esto, Hazrat Jesús considera la vida eterna como reconocer al Dios único y reconocer a Jesús como el enviado de Dios, lo que contradice la teoría de la Trinidad, ya que Jesús no dice que la vida eterna es reconocer tres partes de la Trinidad en forma separada, ni tampoco dice que Jesús es Dios encarnado, sino que es un enviado de Dios. Otro punto de los creadores de la Trinidad, es que ellos creen que Hazrat Jesús poseía una fuerza extraordinaria y propia para hacer sus milagros, sin embargo, en el evangelio de Juan se lee: "Jesús rezaba y suplicaba a Dios para que le ayude a realizar sus milagros". Entonces, si Jesús tenía la independencia y poder propio no necesitaba rezar. En el Evangelio de Juan también se lee: "Cuando Jesús quiso resucitar a Lázaro, antes de hacerlo suplicó a Dios para que le ayude". El sagrado Corán también ha relacionado diversos milagros a Jesús, pero él hizo estos milagros solo con el permiso y voluntad de Dios como se lee en la aleya 110 de la sura La Mesa Servida: Y  cuando resucitaste a los muertos con Mi permiso.

Un conjunto de aleyas, con el argumento para la existencia de Dios,  niega por completo los principios y conceptos de la Trinidad, la divinidad del Hijo, y el Hijo de Dios, ser como Cristo y el Hijo de Dios.

El Corán ha especificado en ser creyente de Jesús y considero su creación en la aleya 59 de la sura La familia de Imran como la creación de Hazrat Adán (la paz sea con él). Es decir Hazrat Adán fue creado sin padres y con la voluntad de Dios.

Para Alá, Jesús es semejante a Adán, a quien creó de tierra y a quien dijo: « ¡Sé!» y fue.

Pero Jesús tenía madre y no tenía padre. Si la creación de formas no convencionales, es prueba de la divinidad, entonces es considerado como Adam.

Otras aleyas del Corán recuerdan el carácter de Jesús. Estas aleyas representan la personalidad humana de Jesús y rechaza cualquier crédito más allá de "Enviado y Profeta". En una parte de la aleya 75 de la sura La Mesa Servida podemos leer:

Antes de él también hay los otros enviados y su madre fue una mujer muy honesta,  ambos comieron alimentos (Sin embargo, ¿cómo puede afirmarla deidad  de Cristo?). "

El Corán también deja en claro que todos los milagros de Cristo, la resurrección de los muertos, se han llevado a cabo sólo con el permiso y la autoridad de Dios. Los milagros de Jesús no son sólo a causa de su deidad, sino más bien un signo de Dios para sus siervos que se niegan a ser sumisos.

Dentro de la lógica del Corán, el ser humano, que es elegido por parte de Dios para ser profeta y de su parte traiga Escritura para la orientación del ser humano nunca afirmará ser Dios y no convocará a la gente a adorarle porque su educación en la doctrina suprema del monoteísmo y sabiduría, así como su amor a la naturaleza única de Dios, nunca le permitirá que lo haga.  Hazrat Jesús nunca tuvo miedo de ser siervo de su Señor ya que en la aleya 172 de la sura Las Mujeres se lee:

"El Ungido no desprecia ser siervo de Alá, ni los ángeles que están cerca de él".

El razonamiento de esta aleya indica claramente que ¿cómo podemos creer en la divinidad de Jesús mientras que Cristo mencionó ser siervo de Dios y reconoció su devoción hacia su Señor? Esto significa que quien adora a Dios no puede ser adorado por otros.

En la aleya 171 de la sura Las Mujeres se lee:

"Ciertamente el Ungido hijo de María es el mensajero de Alá, creed pues en Alá y en Su Mensajero y no digáis tres, es mejor para vosotros que desistáis. La verdad es que Alá es un Dios Único. ¡Está muy por encima en Su gloria de tener un hijo!".

Dios absolutamente no necesita nada, y todo lo que hay en el cielo y en la tierra le pertenece, y todos los creyentes lo necesitan. 


Saludos de Dios para aquellos maestros elegidos por Dios que convocaron a los hombres a adorar a Dios para el establecimiento de la justicia y eliminar la tiranía. Saludos a Noé, Abraham, también saludos a Moisés a Jesús (la paz sea con todos ellos), y saludos a Mohammad (saludos sean para él y sus descendientes), que fue el último lazo de la profecía. 

Fuente: PARSTODAY