• Lo más nuevo

    Aniversario nacimiento del Imam Hassan Al-Askari (P)

    Fue el decimoprimero Imam, padre del Imam oculto Al-Mahdi (P). Nació en Medina el 8 de Rabi'al Auwal del año 232 del calendario musulmán y asumió el Imamato tras la muerte de su padre, el Imam Al-Hadi (P), en el año 254 del calendario musulmán. Murió envenenado durante el gobierno del califa abbásida Mu'tamid el 8 de Rabi' Al Awwal del año 260 del calendario musulmán (1ero. de enero de 874 d.C), a los veintiocho años de edad, luego de seis años de Imamato.

    Biografía del Imam Hassan Al-Askari (la paz sea con él) 

    Nombre: Hassan Ibn 'Alí 
    Título: Al-Askari, Az-Zaki, An Naqii, Abu Muhammad 
    Nació: El día 8 del mes de Rabi' Az Zani el año 223 d.H. 
    Su padre: 'Alí Al-Hadi (P). 
    Su madre: Yudaizah 
    Murió: Día 8 del mes de Rabi' Al Awwal del año 260 d.H. 

    Su nacimiento, infancia y juventud 


    El Imam Hassan Al-Askari tenía un hermano mayor llamado Muhammad. Su padre, Al-Hadi (P), había expresado que su sucesor sería el mayor de los hijos que le sobreviviesen, por lo que los shi'ítas pensaron que sería Muhammad, pero él murió antes que su padre, lo cual confirmó que la sucesión le correspondía a Al-Askari (P). 

    Además ya había sido nombrado por sus ancestros, figurando su nombre en distintas tradiciones. 

    El Imam Al-Hadi (P) envío una carta a unos de sus seguidores diciéndole:

    "Dios nunca extravía a la gente después de haberla conducido sin aclararles a lo que deben temer. Vuestro Imam después de mí es Abu Muhammad Al-Askari, mi hijo. El posee todo lo que vosotros necesitáis. Dios adelanta y atrasa lo que desea". 

    "Nosotros no Hacemos que una aleya sea abrogada u olvidada sin proveer una mejor o su semejante. En esto existe una clara explicación y una prueba convincente para quienes poseen una mente sagaz. (23:106)". 

    No hubo discrepancia entre los shiítas acerca de su Imamato, al igual que no la hubo con respecto a su padre. 

    Pero del mismo modo que su padre el Imam Al-Hadi (P) tenía un hermano corrupto, él también tenía un hermano llamado Ya'far, que era un reconocido corrupto, y que tras la muerte del Imam Al-Askari (P) pretendió ser el Imam sucesor, Al-Mahdi el prometido aunque no tuvo seguidores. 

    El Imam Al-Askari (P) vivió recluido y vigilado durante el corto período de su Imamato. El Imam en Samarra vivía en un lugar llamado "'Askar" localidad en la que estaba el campamento militar del ejército de mamelucos turcos de la corte 'Abbasí y por ello es conocido como "Al-'Askari". El número de seguidores de los Imames había ido en aumento año tras año, por lo que en esa época era muy considerable. Y todos sabían que el hijo del Imam Al-Askari (P) era Al Mahdi el prometido (P). 

    Por eso fue sometido a una estrecha vigilancia. Debido a esta reclusión, el Imam sólo pudo tomar contacto con un grupo limitado de seguidores, quienes se encargaban de difundir sus enseñanzas. Así se fueron preparando los eruditos que asumirían la guía de las cuestiones religiosas en la comunidad durante la ocultación del Imam Al-Mahdi (P). 

    El Imam Al-Askari (P) tuvo a su hijo, Al-Mahdi (P), en el año 255 del calendario musulmán. Pero nunca lo mostró en público. Su nacimiento permaneció en secreto y él fue ocultado, a fin de proteger su vida. 

    Cuando el Imam Al-Askari (P) fue envenenado, padeció una agonía de una semana de duración. El califa envió a su casa a varios médicos y juristas que debían permanecer día y noche junto al Imam y vigilar a toda su familia. Tras su muerte, todas las mujeres que vivían en su casa fueron controladas durante dos años para ver si alguna daría a luz a un hijo del Imam. Su hijo fue buscado intensamente, pero no fue hallado. Los shiítas sabían de su existencia, y muchos de los seguidores del Imam recibieron mensajes de Al-Mahdi (P) que corroboraban su autenticidad. 

    El Imam Al-Askari (P), fue enterrado en su casa de Samarra, junto a su padre Al-Hadi (P). Su madre fue la piadosa y respetable dama "Judaizah". El no dejó hijos más que el Imam oculto Al-Mahdi (P). 

    Él tenía veintidós años cuando su honorable padre el Imam Al-Hadi (P) fue martirizado. Él ocupó el puesto del Imamato durante seis años, lo que significa que fue martirizado a los veintiocho años. Su único hijo y sucesor, el decimosegundo y último Imam, el honorable Huyyat Ibn Al-Hassan Al-Mahdi (que Dios apresure su reaparición), es nuestro Wali 'Amr (protector de los asuntos de los creyentes) y el Imam de nuestra época. La luminosidad de su existencia se encuentra oculta detrás de las nubes de su ausencia, y en el momento que Dios Todopoderoso ordene, se revelará y aparecerá, y el mundo será depurado de las iniquidades y llenado de justicia. 

    Aquellos que tuvieron contacto con el Imam Al-'Askari (P) dijeron: "Este honorable era de tez bronceada, ojos grandes, apuesto, buena figura y con majestuosidad y gloria". 

    La vida del undécimo Imam coincidió con el gobierno de seis de los Califas 'Abbasíes: "Ya'far Al-Mutawakkil" (232-247 d.H.), "Muhammad Al-Muntasir" (247-248 d.H.), "Ahmad Al-Musta'iin" (248-252 d.H.), "Muhammad Al-Mu'tazz" (252-255 d.H./), "Muhammad Al-Muhtadii" (255-256 d.H.) y "Ahmad Al-Mu'tamid" (256-279 d.H.), y fue martirizado durante el gobierno de este último.

    El Imam Abu Muhammad al-Hasan ibn Ali, el undécimo líder de los chiíes del mundo, nació en la ciudad Medina el octavo día del mes de Rabi-ol-Sani en el año 232 de la hégira lunar. Este Imam es conocido como "Asqari" debido a que él como su padre, el Imam Hadi (la paz sea con él) por orden de los califas abasíes, se vieron obligados a vivir en el barrio llamado Asqar, en Samarra (Irak, actual). También es conocido simplemente como Abu Mohammad y también por títulos como "Nagi" y "Zaki". Después del martirio de su padre, el Imam Hadi, asumió el liderazgo del Imamato. Ahora, en el aniversario del nacimiento bondadoso de este Hazrat.

    Uno de los objetivos importantes de los profetas e Imames, según el sagrado Corán, es el establecimiento de la justicia; entonces, para lograr este objetivo, la comunidad necesita de un líder e Imam justo. Así como en la aleya 25 de la sura El hierro se lee:

    Ya hemos mandado a nuestros enviados con las pruebas claras. Y hemos hecho descender con ellos la Escritura y la Balanza, para que los hombres observen la equidad.

    En un relato del Imam Reza (p) se narra que "...uno de los motivos del Imamato y el liderazgo es que la comunidad necesita de leyes, y la gente no debe violar las leyes porque romperlas provoca que la comunidad se corrompa. Así pues, para mantener las leyes, es necesario un administrador honesto, ya que en caso contrario, nadie estará preparado para dejar lo que le satisface aunque cause la corrupción y esto afectará a toda comunidad".

    Por eso, Dios encarga estos asuntos a una persona que debe evitar la corrupción y hacer cumplir las reglas y normas en la comunidad. El otro motivo de la necesidad de la existencia de los Imames es que ninguna secta o nación puede continuar su existencia sin un responsable o líder ya que todos los asuntos de este mundo y del otro no pueden lograrse sin esta dirección. Por lo tanto la sabiduría de Dios, todopoderoso, no permite que las personas dejen lo que es necesario para ellas.

    El Imam Sadiq (la paz sea con él), sobre la necesidad de la existencia del Imam en la comunidad, dice: "la Tierra nunca estará sin un Imam mientras la gente tenga fe. Este hecho, se ha probado claramente a lo largo de la historia. Los líderes e imames en la comunidad tienen la misión de arreglar la vida de las personas y orientarlas hacia el camino de la felicidad, administrar los asuntos personales y sociales y, como una luz, iluminar la vía de la próxima generación. Ellos además de proporcionar las enseñanzas nobles islámicas, muestran métodos de pensamientos que ayudan a salvar a la gente de ser esclavos de ideologías fanáticas, de imitaciones y de los deseos carnales. De hecho, la existencia de los imames en la comunidad es necesaria para la reforma y el bienestar del pueblo, porque la persona evita cometer pecados a través de las enseñanzas religiosas, la fe, la adoración, la justica y, de hecho, la persona que estimula a realizar todo esto es el Imam. Según la interpretación del Imam Sadiq, "el Imam para la gente es como un testigo que abre el camino hacia Dios y es el intérprete de la revelación. Él tiene el poder de hacer milagros y posee un razonamiento firme y, como las estrellas de los cielos, guía al pueblo de esta Tierra. Los Imames son iguales que el barco de Noé, quien se apoya en ellos puede lograr la salvación".

    El Imam Hasan Asqari, es uno de estos imames, que con su nacimiento iluminó la vida de las personas cansadas de la tiranía y la crueldad. Los Imames son miembros de Ahlul-Beit del Hazrat Mohammad (saludos sean para él y sus descendientes) cada uno de ellos es uno de los dos recuerdos valiosos del Profeta, después de la Escritura de Dios, ellos (los imames) han sido modelos para el pueblo y llaves de salvación. El Imam Hasan Asqari, en una presentación de los imames y Ahlul Beit del Profeta, dice: "nosotros, siguiendo los pasos del Profeta, llegamos a la cima de la verdad y aclaramos los siete caminos con los signos de dignidad. Nosotros somos leones del campo de batalla. La espada y la pluma de este mundo y la bandera del otro mundo están en nuestras manos.
    Nuestros hijos son califas de la religión, aliados de la verdad, luces de las naciones y llaves de generosidad y perdón. A continuación del liderazgo de los competentes, para organizar la nación islámica y continuar los ritos del Islam a la edad de 22 años asumí el liderazgo de la orientación del gobierno islámico para dirigirlo hacia el crecimiento y la elevación".

    El Imamn Hasan Asqari a lo largo de sus 28 años de vida, dejó un legado inestimable y eterno para el hombre. Aquel hazrat se vio obligado desde su niñez junto con su padre el Imam Hadi abandonar Medina, transcurriendo la mayor parte de su vida en Samerra, bajo la supervisión de los oficiales del califato abasía. Sin embargo, este hecho no impidió que formara una base popular. El Imam Asqari convocó a todos los hombres al monoteísmo, la purificación, la verdad y la abstención de las tentaciones mundanas. Siempre exigió de sus seguidores una conducta exenta de comportamiento inadecuado e incorrecto.

    Aquel Hazrat consideró que el más importante paso para el crecimiento y la elevación espiritual de las personas es alcanzar conocimiento y visión, al respecto dijo: "Adorar no signifa exagerar en el rezo o el ayuno sino que la "verdadera" adoración "es pensar mucho en el trabajo de Dios". También decía: "una cara bella refleja una belleza aparente mientras que la sabiduría y buenas ideas, es la belleza intrínseca".

    El Imam Asqari consideraba que la condición para poder salir de cualquier problema es una gestión correcta teniendo como base la teología y la sinceridad en la práctica y alejándose de la tentación engañosa. Él siempre pedía a sus seguidores que se cuidaran a la hora de hablar y actuar y también que se alejaran de cualquier acción mala e incorrecta.

    El Imam Hasan Asqari, como un hombre inocente, nunca obedeció sus deseos carnales y en todos sus actos y comportamientos siguió principios y métodos especiales basados en el Corán.

    Por esta misma razón, el pensamiento, los dichos y hechos de aquel Hazrat, en cualquier aspecto, sirven de modelo a todos los hombres en todos los tiempos y lugares. Uno de estos aspectos, fue su pauta en el ámbito de la educación de las virtudes morales en la comunidad. El buen depositario y la honestidad son dos características elevadas del ser humano y tienen tanta importancia que causan el orden, la coherencia y la tranquilidad de cada comunidad.

    El Imam Hasan Asqari, destacando estos casos, en una alocución dirigida a sus fieles, dice: "Dejen que la piedad sea su provisión, la paciencia sea su vestimenta, y la adversidad sea adquirida en el camino de Dios. Sean verdaderos en su discurso, de confianza en la realización de sus actos, prolonguen su sajdah (prosternación), en el trato con los demás tengan el mejor comportamiento, y traten a su vecino cordialmente. Realicen sus rezos aún junto a aquellos que ustedes creen que son sus opositores; asistan a sus exequias, visiten a los enfermos, y denles sus derechos. Ciertamente les digo que quienquiera que sea honesto y tiene buen comportamiento a los ojos de los demás, él es el verdadero chií piadoso de quien estaré orgulloso. Por lo tanto, teman a Dios sean como adorno en representación nuestra y no sean como la vergüenza que difama nuestro nombre. Este es el único camino por el cual los demás serán atraídos hacia nosotros (Ahlul Bait del Profeta).

    Durante los seis años que duró su Imamato, el Imam Hasan Asqari desempeñó un notable papel en la extensión de la cultura y sabiduría del Islam. Por un lado, formó alumnos sabios y, por otro, en un periodo en que en las escuelas predominaban las ideologías politeístas de Grecia y la India, supo resistir ante estas corrientes con sus providencias. Aquel Hazrat, comentando las supremas aleyas del Corán y explicando los asuntos ideológicos y morales, fue una ayuda indescriptible para la nación islámica. Planteando asuntos religiosos en sus clases y formando sabios discípulos, este bendito Imam se enfrentó ante el cruel califato abasí.

    El Imam Asqari reveló esta realidad: que el poder de la tiranía crea obstáculos en el correcto ejercicio de las enseñanzas religiosas en la comunidad, enseñanzas que conllevan a la felicidad y la salvación del ser humano. Además en las soberanías corruptas se extiende la corrupción y se pisotean los derechos del pueblo por parte de sus crueles gobernantes. Aquel Hazrat fortaleciendo el espíritu de justicia aseguró la aparición del prometido mundial y salvador del pueblo de la tiranía es decir su hijo Mahdi (que Dios acelera su llegada), que es la última prueba divina en la Tierra.

    No hay comentarios.

    Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.