• Lo más nuevo

    La intensificación de la lucha contra chiíes en el Este de Asia

    En opinión de los wahabíes, los chiíes no son musulmanes, sino que son considerados infieles, y afirman que matarlos es lícito, esta idea surge de las mentes fanáticas de los wahabíes y sus pensamientos y conceptos no tienen fundamento en el sagrado Corán, así como tampoco en la tradición del profeta del Islam ni de su familia. En otras palabras, el wahabismo es una secta que no tiene raíces profundas, mientras el chiismo es una religión que ha llegado a guiar a la humanidad de acuerdo con las enseñanzas de los mensajeros divinos.

    Las raíces de los desacuerdos ideológicos entre los dos es considerar la ideología chií como un veneno mortal para los wahabíes y su existencia, y sus aliados occidentales apoyan esta forma de pensar. Por lo tanto, hacer frente a este pensamiento y crear discordia entre las naciones musulmanas es una prioridad para ellos.

    La islamofobia y las luchas contra los chiíes se han extendido a todas partes del mundo. Las propagandas anti islámicas en los países del este de Asia donde existen minorías de musulmanes, como en Myanmar, Tailandia y Sri Lanka, y la lucha contra los chiíes es muy fuerte en países como Malasia e Indonesia. Una de las últimas medidas tomadas contra los seguidores de la familia del profeta en ese país asiático, es el anuncio hecho por el comité consultivo de la ley islámica del estado de Pahang, de prohibir el chiismo y todo lo referente a esta religión.

    El consejo en su afán de proteger las tradiciones islámicas del estado de Pahang, acoge esta decisión, e inicia sus actividades en vías de evitar la propagación del chiismo en ese lugar. El Muftí de dicho estado, Abdul Rahman Otomán, en una declaración afirmó que la aprobación de las normas anti chiíes por todos los países de la zona, puede evitar la discordia y conflictos entre los musulmanes. En una declaración que demuestra claramente la falta de conocimiento sobre la religión del Islam, dijo: “Nosotros actuamos y seguimos las leyes del Corán y la tradición del profeta del Islam como un camino y ejemplo para vivir, pero los chiíes solo aceptan el Corán y rechazan la tradición y los hadith del profeta”. Este Muftí afirma: si no detenemos la extensión del chiismo, se crearán muchas diferencias entre los musulmanes, también agregó que el gobierno tiene que tomar diferentes estrategias para controlar la extensión de chiíes entre los musulmanes de Malasia, especialmente entre aquellos que no saben mucho sobre el Islam.

    Abdul Rahman, pide al gobierno de Malasia hacer frente a las personas y grupos que intentan extender las enseñanzas de los chiíes entre los musulmanes de Malasia. Sin embargo, estas presiones y hostigamientos contra los chiíes comenzaron hace tres años, cuando las fuerzas de seguridad y los oficiales religiosos del estado de Selangor, en el oeste de Malasia, atacaron en la noche de Ashura el lugar religioso del Imam Reza (la paz sea con él) desmantelando la ceremonia de luto por el Imam Husein (la paz sea con él), y arrestando a más de 200 fieles que en ese momento participaban de los ritos. Luego de estos hechos, se dio inicio a una amplia propaganda encaminada a distorsionar la imagen y verdad de la escuela de la familia del profeta del Islam.

    La organización para asuntos religiosos de Selangor en un comunicado anunció que: Los chiíes de Malasia quieren derrocar el sistema monárquico de ese país. El origen de estas presiones y persecuciones hacia los chiíes en Malasia se deben especialmente a una sentencia aprobada bajo la influencia del wahabismo, convirtiéndose en el artículo 12 de la ley de formaciones islámicas de Selangor. Debido a esta sentencia, los chiíes están desviados de las enseñanzas reales y verdaderas del Islam. De igual manera un funcionario del estado de Yohur en el sur de Malasia, dijo que es una obligación de los ciudadanos desarraigar los movimientos y eliminar las medidas chiíes porque ellos son una amenaza para los beneficios del estado y del país.

    Desafortunadamente en Indonesia, el país con más musulmanes en el mundo, se han extendido los pensamientos anti chiíes y los chiitas de este país se enfrentan con muchos problemas y amenazas. En algunos casos incendian sus casas y masacran a sus habitantes. El año pasado un grupo de wahabíes Takfiries, mataron a un grupo de musulmanes chiíes de Indonesia en la ciudad de Sambang, e incendiaron sus casas. Según testigos presenciales, este grupo Takfirie cortaron las cabezas a los habitantes y dejaron a otros siete gravemente heridos, para luego incendiar sus casas.

    La propagación de los sentimientos anti chiíes y la persecución de los seguidores de la familia del profeta, están basados en la idea de promover el pensamiento wahabí, y que cuenta con el respaldo de Gran Bretaña y EE.UU, logrando crear diferencias y enemistad entre suníes y chiíes. Sin embargo, las afinidades entre las dos corrientes son más que sus diferencias. La lucha acérrima contra los chiíes en los países islámicos, es parte del plan norteamericano e israelí para crear distanciamiento y discordia entre las naciones musulmanas.

    Las luchas contra los chiíes se remontan a la victoria de la Revolución Islámica de Irán. Esta revolución anti despótica y anti colonizadora puso en peligro los beneficios imperialistas de EE.UU, el aliado incondicional del régimen israelí y de los regímenes despóticos, tribales y anti democráticos de oriente medio. Washington, con el fin de imponer presiones políticas, económicas y militares ha puesto en el orden del día atacar duramente a la Revolución Islámica.
    El mensaje de la revolución islámica de Irán para las naciones musulmanas es luchar contra la dominación y apoyar al pueblo inocente de Palestina. Los gobiernos occidentales para evitar la influencia del mensaje de la Revolución Islámica, han iniciado el plan de lucha contra los chiíes, y para llevar a cabo esto utilizan como herramientas a las corrientes fanáticas como los wahabíes y salafíes, que con sus pensamientos equívocos, se han convertido en instrumentos de lucha que sirven a los intereses de los gobiernos occidentales y del gobierno sionista. Estos grupos radicales, con sus pensamientos erróneos sobre los rituales islámicos han presentado una cara violenta del Islam, convirtiéndose así en el factor justificador de las propagandas de occidente contra el Islam. Los salafíes no aceptan ningún pensamiento ni inclinaciones, y mantienen una fuerte enemistad con los chiíes y seguidores de la familia del Profeta, esta última es mucho más fuerte que su enemistad con los gobiernos dominantes de occidentes. Esta corriente salafí es la columna principal de una organización llamada Alqaeda que no escatima en nada para llevar a cabo un acto terrorista. Hasta ahora decenas de miles de musulmanes han resultado muertos o heridos en bombardeos en los países islámicos. Todo lo que ellos relacionan con los musulmanes y seguidores de la familia del Profeta es falso e inventado.

    El rechazo entre los wahabitas y los salafitas hacia los otros hermanos musulmanes, es el peligro más grande para la comunidad. Estas sectas afirman que los demás musulmanes manipularon el Corán cambiando su significado, pero estas acusaciones no tienen base, los líderes wahabitas con hostilidad y enemistad acusan a los chiíes y seguidores de la familia del Profeta.

    El profeta del Islam durante los últimos días de su vida bondadosa convocó a la gente a la mezquita e hizo hincapié en dos puntos importantes. El famoso Hadith Saqalain, tanto los suníes y chiíes están de acuerdo con esta narración. Hazrat Mahoma (saludos sean para él y sus descendientes), dijo: “Les dejo dos cosas que si lo cuidan y prestan atención nunca se desviarán del camino, uno es la escritura divina, que es una cuerda del cielo a la tierra, y la otra es mi familia, estos dos nunca se separarán hasta la fuente del Kauzar, pues tened cuidado como os comportaréis con ellos dos después de mí”.

    Este Hadith indica la virtud e importancia de la familia del Profeta, ya que su familia es igual que la Escritura que no tiene nada malo y recurrir a la familia del Profeta junto con el Corán es como protegerse de la ignorancia y oscuridad para siempre en la historia.

    El crear obstáculos y limitaciones para los chiíes en diferentes países islámicos no es otra cosa que el resultado de la ignorancia sobre las creencias de esta rama del islam.

    La mayor actividad de las asambleas de acercamiento de las religiones y la presencia de los ulemas islámicos en las reuniones comunes, puede neutralizar los complots de los enemigos del Islam para crear discordia entre musulmanes por las corrientes salafíes con sus entendimientos equívocos y desviados sobre las enseñanzas islámicas. La diferencia entre los chiíes y suníes no es algo nuevo. Pero estas diferencias son sobre temas distintos, y siempre se ha discutido en las escuelas.

    Mientras que ninguna de estas discusiones califica a la otra parte de infiel o ateo, sino que por el contrario, el trato siempre ha sido cordial y de amistad entre los ulemas de diferentes religiones a través de la historia, llevando una vida pacífica.

    Actualmente, también en la mayoría de los países islámicos, viven conjuntamente los seguidores de diferentes religiones y no tienen ningún problema mutuo.

    No hay comentarios.

    Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.