La Fiscalía nacional de Chile investiga 26 muertes producto de la represión gubernamental contra manifestantes desarmados y de personas civiles, una de las cuales recibió una golpiza por parte de Carabineros en plena vía pública.

08 noviembre 2018

Aniversario de fallecimientos del gran profeta del Islam (PBED), y de Imam Hassan Al-Muytaba (P)

0 comments
El 28 del mes de Safar del año 11 de la hégira lunar, el último enviado de Dios, el profeta Mohamad (P), falleció a los 63 años de edad en la ciudad de Medina y fue enterrado en esta misma ciudad.

 Según las narraciones, aproximadamente cuatro décadas después de la muerte del Profeta, en el 28 de Safar del año 50, el gran nieto de profeta, el Imamn Hasan (P) fue martirizado también a manos de mercenarios de Muawiya. La pérdida del querido Mensajero del Islam, así como de su querido descendiente, fue un acontecimiento triste y difícil para la comunidad islámica. Expresamos nuestras condolencias a todos los musulmanes por este día.

El sagrado Corán, en sus aleyas, considera al Profeta como la Luz Llameante en el camino de la salvación y lo presenta como una bendición para la humanidad y patrón de la vida. También recuerda que el último mensajero divino, aunque esté relacionado con el poder de la revelación divina, es un ser humano que necesita comida y ropa, matrimonio, y experimenta enfermedades y el envejecimiento, como otros seres humanos. En su última peregrinación a la Meca (Hach), en el acto de la lapidación del diablo, el profeta Mohamad afirmó: "Aprendan los rituales de mí, quizás después de este año nunca más venga al Hach, y nunca más me vean en este lugar".

El gran Profeta del Islam se enfermó en los últimos días de su vida, pero iba así a la mezquita. Cierta vez, después del rezo de la mañana, afirmó: "¡Oh gente! se han encendido las llamas del fuego de la sedición y la intriga y son como las oscuras olas de la noche. En el día de la resurrección estaré con ustedes. Estén conscientes de que les preguntaré sobre el libro de Dios (Corán) y mi familia. Entonces, tengan mucho cuidado sobre su comportamiento después de mí con estos dos, porque Dios, el Misericordioso, me ha informado que estos nunca se separarán hasta que nos volvamos a ver. Los dejo para ustedes". Luego, el Profeta se dirigió pausadamente a su casa.

La gente miraba al último mensajero de Dios con los ojos llenos de lágrimas. Pero el Profeta, a pesar de su enfermedad, se dedicaba a dar las directrices y órdenes a sus familiares sobre el cuidado de la gente y la atención de sus derechos.

Poco después, el hazrat Mohamad se dirigió a la multitud y declaró: "Llamen a mi hermano y amigo para que venga aquí". La esposa del Profeta, Umma Salamah, dijo: "Díganle a Ali, que el Profeta no quiere a otra persona". Cuando Ali llegó, el Profeta le pidió que se acercara. Entonces Ali (P) lo abrazó y durante mucho tiempo hablaron en secreto, hasta que el Profeta se desmayó.

En vista de la situación, los descendientes del Profeta, el Imam Hasan y el Imam Husein (P) lloraron amargamente y se arrojaron sobre el cuerpo del Profeta. El Imam Ali quiso separarlos del Profeta, pero este abrió sus ojos y dijo: "Ali, déjalos que estén cerca de mí".

Finalmente, el Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Dios sean para él) cerró sus ojos. El Imam Ali anunció la muerte del Profeta a la gente de su alrededor. La pérdida del Profeta fue un incidente costoso y amargo para la comunidad islámica. Según el Imam Ali, fue tan difícil como si las paredes y la puerta de la casa gritaran.

 El Imam Ali dijo: "¡Oh Profeta!, con tu muerte se cortó un hilo que no ocurre con la muerte de los demás y eso es la profecía y el descenso del mensaje y las noticias celestiales. Por un lado, esta es una calamidad pública y todo el mundo está de luto por ti. Si no hubieras ordenado la paciencia y no hubieras prohibido la impaciencia, lloraría tanto hasta que mis lágrimas se acabasen. Pero, este dolor y pena siempre permanecerá conmigo. Todo eso es nada ante tu perdida".

El gran Profeta del Islam, en poco tiempo, pudo establecer un gobierno legítimo, además de fomentar la generosidad, la fraternidad y la intimidad entre la gente, especialmente la ordinaria, que pudo disfrutar de un sistema justo.

En este sentido el Imam Ali dijo: "Ahora, miren las grandes bendiciones de Dios, que cayeron sobre ellos después de la profecía del Profeta del Islam. Miren cómo vincularon su obediencia a su religión y como los llevó hacia la unidad a través de una invitación. ¡Cómo las bendiciones divinas extendieron sus alas de dignidad sobre ellos y los hizo correr ríos de bienestar y prosperidad, y todas las bendiciones de la justicia los abarcaron! Se ahogaron entre las bendiciones y se regocijaron en la alegría de la vida. Sus asuntos sociales se basaron en el gobierno del Islam y llegaron a un gobierno sostenible. Luego se convirtieron en los gobernantes del mundo y se convirtieron en los sultanes en la tierra, y gobernaron a los que gobernaban en el pasado...".

Las acciones del hazrat Mohamad durante los 23 años de su profecía se consideran los logros más importantes de la historia humana. El Profeta formó una nueva sociedad, unió a Arabia Saudí con una estructura social basada en el Corán, creando un imperio de fe en los corazones y las mentes de sus seguidores. Estos seguidores enviaron su mensaje a las partes más alejadas del mundo. Por lo tanto, se puede afirmar que la influencia del Profeta en la historia fue tan profunda y efectiva como cualquier otra cosa registrada en las páginas de historia humana.

La importante característica de la civilización que fundó el Profeta fue el principio de tolerancia y suavidad que presentó al mundo en lugar del fanatismo étnico y religioso de esos días. El Profeta de Alá, al ofrecer la vía de moderación, allanó el terreno para la difusión del conocimiento, la tecnología y la industria humana.

 Las acciones del Profeta en el contexto del establecimiento de una sociedad civilizada con un estado centrado y organizaciones e instituciones políticas, legales y judiciales con leyes claras y proactivas, provocaron la transformación de las estructuras de la comunidad ignorante y establecieron las bases de una civilización auténtica, creativa, de manera tal que las sociedades islámicas, así como otras, aún siguen disfrutando de sus logros materiales y espirituales.

Will Durant, historiador y escritor estadounidense en su libro titulado "La historia de la civilización" escribe: "Mohamad creó una nación unificada de idolatras y dispersas tribus del desierto. Más allá de la religión del judaísmo y la religión del cristianismo y la antigua religión de Arabia Saudí, creó un simple ritual y una clara religión basada en el coraje étnico, que en el transcurso de una generación, ganó cien batallas y a lo largo de un siglo, creó un vasto imperio, y en nuestros días es una fuerza importante que influye en la mitad del mundo”.

 El astrónomo y el matemático francés Pierre-Simon Laplace dice: "Aunque no creemos en las religiones celestiales, el Profeta Mohamad y sus enseñanzas son dos ejemplos sociales para la vida de la humanidad. Por lo tanto, admitimos que el surgimiento de su religión y sus juicios sabios son grandes y valiosos y que es necesario aceptar las enseñanzas del Profeta del Islam".

 Ahora, aunque el querido Profeta Mohamad no está entre nosotros, su mensaje es el mismo mensaje de monoteísmo que aclara al mundo. Este es el primer mensaje de todos los profetas divinos. Es decir, no se debe confiar en ningún poder que no sea el poder y la majestad de Dios, y rechazar la injusticia y la opresión.

La aleya 25 de la sura Los profetas (Al anbia)´ dice:

Antes de ti no mandamos a ningún enviado que no le reveláramos: «¡No hay más dios que Yo! ¡Servidme, pues!»

Hoy, nuestro mundo necesita moralidad y bondad para crear una sociedad libre de violencia y extremismo. Esta necesidad se materializará a través del uso de las enseñanzas del Profeta del Islam. Profeta, cuya existencia estuvo llena de misericordia, amor, paciencia y generosidad, lo que se introdujo en los corazones de millones de personas.

Expresamos de nuevo nuestras condolencias por el aniversario del fallecimiento del gran profeta del Islam y su nieto, el Imam Hasan.

La Muerte Profeta Muhammad (Bpd) 

Se menciona en “Rawdatul-ahbab” que el Profeta le dijo a Fátima, “Tráeme a tus hijos”. Fátima llevó a Hasan y Husein donde el Profeta. Ambos saludaron al Profeta, se sentaron a su lado y lloraron al presenciar la agonía del Profeta de tal forma que la gente que lo vio llorar no pudo controlar sus lagrimas. Hasan descansó su rostro sobre el rostro del Profeta y Husein descansó su cabeza sobre el pecho del Profeta. El Profeta abrió sus ojos y besó a sus nietos amorosamente, encomendándole a la gente el amor y el respeto por ellos. En otra tradición, se dice que los compañeros que estaban presentes, después de ver a Hasan y a Husein lloraron en voz tan alta que el mismo Profeta no pudo controlar sus lagrimas por la tristeza. Luego dijo, “Llamen a mi amado hermano ‘Ali”. 

‘Ali llegó y se sentó cerca de la cabeza del Profeta. Cuando el Profeta levantó su cabeza, ‘Ali se movió al lado y, sosteniendo la cabeza del Profeta, la descansó sobre su propio regazo. Entonces dijo el Profeta: 

“Oh ‘Ali, he tomado prestada cierta cantidad de tal judío para los gastos del ejercito de Usama. Fíjate de que se le pague. Y ¡Oh ‘Ali! Serás la primera persona que me alcance en la fuente celestial de Kauzar. Tendrás problemas después de mi muerte. Debes soportar con paciencia y cuando veas que la gente prefiera la lujuria de este mundo, debes preferir la otra vida”. 

Se cita lo siguiente en “Jsai’s de Nasa’i” de Ummu Salama: 

“Por Allah, la persona más cercana al Profeta en el momento de su muerte fue ‘Ali. Temprano en la mañana del día de su muerte, el Profeta llamó a ‘Ali quien se encontraba haciendo una diligencia. Preguntó por ‘Ali tres veces antes de que este regresara. Sin embargo, ‘Ali llegó antes del amanecer. Pensando en que el Profeta necesitaría algo de privacidad con ‘Ali, nos retiramos. Yo fui la última en salir; por lo tanto, me senté más cerca de la puerta que las otras mujeres. Vi que ‘Ali bajó su cabeza hacia el Profeta y el Profeta susurró a su oído (durante un rato) Por lo tanto ‘Ali es la única persona que estuvo cerca del Profeta hasta el final”. 

Además al-Hakim, relata en su “Mustadrak” que: 

“El Profeta confió en ‘Ali hasta el último momento de su muerte. Luego dio su último suspiro”. 

Ibn al-Wardi señala que las personas que eran responsables de darle el baño mortuorio eran: 

“‘Ali, Abbas, Fazl Quzam, Usama y Shaqran. Abbas, Fazl y Quzam voltearon en cuerpo. Usama y Shaqran colocaron agua, y ‘Ali lavó su cuerpo”. 

“Tarij al-Jamis” añade los siguiente: “Abbas, Fazl y Quzam voltearon el cuerpo de un lado al otro mientras Usama y Shaqran le echaban agua”. 

Ibn Sa´d narra lo siguiente en su “Tabaqat”: 

“‘Ali narró que el Profeta había ordenado que si alguien aparte de ‘Ali mismo le realizaba el baño, se habría ido ciego”. 

Abdul Barr cita en su libro “Al-Istiáb” a Abdullah ibn Abbas diciendo: 

“‘Ali tuvo cuatro honores excepcionales, a su favor que no tuvo ninguno de nosotros: 

1. De todos los árabes y no árabes, fue el primero en tener la distinción de rezar junto al Profeta. 

2. En todas las batallas en las que participó, solamente él sostuvo el estandarte del Profeta en su mano. 

3. Cuando la gente huyó del campo de batalla dejando solo al Profeta, solo ‘Ali ibn Abi Talib estuvo firme al lado del Profeta. 

4. ‘Ali es la única persona que le hizo el baño al Profeta y lo colocó en su tumba”. 

Tanto Abul Fida como Ibn Al-Wardi indican que el Profeta murió un lunes y fue enterrado al día siguiente, es decir un martes. 

Y en una tradición se dice que fue enterrado en la noche entre el martes y el miércoles. Esto parece ser más real. Pero según otros, no fue enterrado sino tres días Después de su muerte. 

En “Tarij al-Jamis”, sin embargo, se menciona que Muhammad ibn Isaac mencionó lo siguiente: 

“El Profeta murió un lunes y fue enterrado en la noche del Miércoles”. 

Estimando su edad, Abul Fida escribe: 

“Aunque hay diferencia de opinión acerca de la edad del Profeta, parece ser que vivió 63 años”. 

El Santo Profeta dejó este mundo el 28 de Safar, en el año 11 de la Hégira. Así, finalizó la vida del Último Profeta enviado a este mundo. 

«¡Profeta! Te hemos enviado como testigo, como nuncio de buenas nuevas, como monitor, como voz que llama a Dios con Su permiso, como antorcha luminosa» 

(Corán, 33:45-46) 

Dejó el mundo temporal, pero el mensaje que trajo a la humanidad es eterno. 

«Por medio de la cual Dios dirige a quienes buscan satisfacerle por caminos de paz y les saca, con Su permiso, de las tinieblas a la luz, y les dirige a una vía recta» (Corán, 5:16) 

«¡Humanidad! Habéis recibido una exhortación procedente de vuestro Señor, remedio para los males de vuestros corazones, dirección y misericordia para los creyentes. Pero si el Enviado os da algo, aceptadlo. Y, si os prohíbe algo, absteneos. Y Temed a Dios, Dios castiga severamente» 

(Corán, 59:7) 

Extraído del Libro:La vida del Profeta Muhammad (Sayyed Saiid Ajtar Rizvi) 

#profetamuhammad #Muhammad #ImamHassan #ProfetadelIslam #Islam