• Lo más nuevo

    Musulmanes celebran natalicio de Imam An-Naqi Al-Hadi (P)


    Ver o descargar video

    El Imam Alí Ibn Muhammad (P), fue el décimo Imam. Nació en una localidad de Medina llamada Saraban, el 15 del Dhul Hiyyah del año 212 del calendario musulmán. Su madre fue una esclava llamada Samanah "la occidental". Los títulos más conocidos del décimo Imam son "An-Naqi" y "Al-Hadi". Y a este generoso hombre lo llamaban también "el tercer Abu Al-Hassan".

    Biografía del Imam Alí bin Muhammad (la paz sea con él) 

    Nombre: Alí 
    Título: An-Naqi, Al-Hadi, Abu-Al-Hasan 
    Nació: El día 15 del mes de Dhul Hiyyah del año 212 d.H. 
    Su padre: Muhammad Al-Yawad (P). 
    Su madre: Samanah 
    Murió: El día 3 del mes de Rayab del año 254 d.H. 

    SU NACIMIENTO Y SU IMAMATO 

    El Imam Alí bin Muhammad (P), fue el décimo Imam. Nació en una localidad de Medina llamada Saraban, el 15 del Dhul Hiyyah del año 212 del calendario musulmán. Su madre fue una esclava llamada Samanah "la occidental". 

    Los títulos más conocidos del décimo Imam son "An-Naqi" y "Al-Hadi". Y a este generoso hombre lo llamaban también "el tercer Abu Al-Hassan". 

    El Imam Al-Hadi (P) el año 220 d.H. después del martirio de su padre, heredó el imamato, cuando contaba únicamente con ocho años de edad. El fue Imam durante treinta y tres años; él vivió durante cuarenta y un años y unos meses, y fue martirizado el año 254 d.H. 

    Aquellos que se entrevistaron con él dijeron: "Este honorable Imam era de altura media, tez blanca que tiraba a rojiza, ojos grandes, largas cejas y rostro radiante". 

    El Imam vivió durante el gobierno de siete califas abbasíes; antes de ser Imam con Abdulá Al-Ma'mun (198-218 d.H.) y su hermano Muhammad Al-Mu'tasim (218-227 d.H.). Y durante los años de su imamato durante el resto del gobierno de Al-Mu'tasim y el gobierno de Harun Al-Waziq (227-232 d.H.) hijo de Al-Mu'tasim, y el de Ya'far Al-Mutawakkil (232-247 d.H.) hermano de Al-Waziq, y Muhammad Al-Muntasir (247-248 d.H.) hijo de Al-Mutawakkil, y Ahmad Al-Musta‘iin (248-252 d.H.) hijo del tío paterno de Al-Muntasir, y Muhammad Al-Mu'tazz (252-255 d.H.), otro de los hijos de Al-Mutawakkil. 

    El Imam fue martirizado durante la época de Al-Mu'tazz Su Imamato perduró treinta y tres años, y murió a los cuarenta y un años de edad. Tuvo cuatro hijos varones y una mujer. Los hijos de este Imam fueron: el onceavo de los Inmaculados Imam, Imam Al-'Askari (P), Hussain, Muhammad, Ya'far y una hija de nombre ‘Iliiah. El Imam fue enterrado en su misma casa de Samarra. 

    Mutawakkil fue el más acérrimo enemigo de la Gente de la Casa del Profeta, entre los abbásidas. Odiaba a 'Alí (P), el Amir de los Creyentes, a quien insultaba y maldecía públicamente. En sus banquetes tenía un bufón que ridiculizaba al Imam 'Alí (P). En el año 237 del calendario musulmán ordenó destruir el santuario del Imam Husain (P). En su reinado, los descendientes de 'Alí (P) padecieron de una extrema miseria. 

    Mutawakkil había puesto como gobernador de Medina a Abdulá bin Muhammad, quien le envió informes falsos sobre el Imam Al-Hadi (P) acusándolo de conspirar contra su gobierno. Al enterarse, el mismo Imam le escribió al califa diciéndole que eran mentiras las acusaciones de Abdulá Al-Mutawakkil le mandó una respetuosa carta reconociendo su inocencia, elogiando al Imam y diciéndole que iba a destituir a Abdulá bin Muhammad y a designar a otro gobernador, quien iría con órdenes de respetarlo y obedecerlo. Además le solicitó cortésmente que se trasladara de Medina a Samarra que en ese entonces era la capital de los 'abbasíes. La intención de Al-Mutawakkil era vigilarlo de cerca y contrarrestar la influencia que el Imam poseía sobre la gente. 

    El Imam (P) se mudó a Samarra y durante un tiempo fue tratado con honores públicos. Al-Mutawakkil quería hacerlo caer en alguna trampa, pero no pudo. No logró hacerlo participar en sus banquetes ni pudo encontrar los medios para acusarlo de conspiración. Finalmente, éste murió y fue sucedido por otros 'abbasíes. Durante el califato de Mu'tazz, el Imam Al-Hadi (P) murió martirizado por envenenamiento.

    Más detalles de su bondadosa vida

    Felicitando este día bondadoso a todos ustedes, les invitamos a leer algunos fragmentos de la vida del Imam Hadi (p).

    Después del Profeta y, según este Hazrat, el Corán y su familia son dos recuerdos valiosos que sirven para orientar a la nación islámica hacia el camino de la verdad. El énfasis del Profeta del Islam sobre el Corán y su familia, se basa en una petición de Dios a su Enviado para que instara a la gente a aprender el Corán y a elegir el camino recto y, en esta vía, adelante con la iluminación de Ahlul-Bayt y esta sea su modelo. Así que el prestigio científico y liderazgo intelectual de tales sublimes disfruta de mucha importancia. En esta época en la que la frontera entre lo justo e injusto se ha debilitado, ya que lo injusto está muchas veces vestido de justo, el conocimiento de la sabiduría noble del Islam, mediante dichas dos fuentes valiosas, ayudará a los musulmanes en el enfrentamiento contra las falsas corrientes de pensamiento. Así que Imam Hadi en su oración a la peregrinación a Yamameat-ol-Kabir, considera a los imames como una mina de bendiciones, un tesoro de la ciencia y líderes de orientación y luz que alumbra la oscuridad.

    Imam Ali al-Naqui, conocido como Hadi, nació en una aldea cerca de Medina. Después del martirio de su padre Imam Yavad (la paz sea con él) asume la responsabilidad del liderazgo de los musulmanes durante 33 años. Aquel Hazrat en este periodo, propagó los principios de la base religiosa también hizo abordó la situación política y social de los musulmanes.

    El periodo de la vida del Imam Hadi coincidió con la gobernación de algunos califas abasíes. La injusticia y tiranía de estos califas causó una profunda insatisfacción del pueblo, lo que provocó el debilitamiento de la base del poder político de los califas. Desde el periodo del Imam Yavad, los gobernadores abasíes aumentaron la presión contra la familia del profeta. En este sentido, los gobernadores abasís obligaron al Imam Hadi a dejar su centro científico y teológico en Medina para trasladarse a Samarra, en el norte de Bagdad. El Imam Hadi pasó los últimos diez años de su vida en Samarra. La prevalencia política y las dudas de pensamiento fueron dos fenómenos en la época del Imamto del Imam Hadi. El estrangulamiento, especialmente en el periodo del gobernador cruel abasí Motevakel, dificultó al pueblo acercarse al Imam Hadi. Por otro lado, la dispersión de pensamiento, de conciencia y de consenso en la comunidad en cuanto a temas ideológicos y mentales, desembocó en el surgimiento de diferentes sectas religiosas. De hecho, la aparición de este problema en algún momento de la historia, más que nunca hizo que nos diéramos cuenta de que los Imames y la casa del Profeta son muy importantes para preservar los fundamentos de la religión islámica.

    Uno de los objetivos importantes y esenciales del Imam Hadi fueron sus esfuerzos para fundar una comunidad dinámica y consciente. Aquel Hazrat comenzó indirectamente una serie de actividades culturales, educativas y de lucha contra el régimen opresivo de los abasíes. Él utilizó la más pequeña oportunidad para mostrar la ilegalidad del gobierno abasí y evitó cualquier cooperación de los musulmanes con ellos. El Imam Hadi dio esperanzas al pueblo sobre el fin de la tiranía de los abasíes. La relación entre el Imam con el pueblo se basó en la amabilidad y el cariñoso. El pueblo cuando observaba cómo aquel Hazrat se esforzaba en la vía de sus intereses, se reunía con él y aprovechaba de su sabiduría.

    El Imam Hadi siempre buscaba identificar y atraer a personas con talento y capacitarlas para familiarizarlas con los tesoros del conocimiento y la sabiduría. Aunque la presión por parte del gobierno, siempre obstaculizaba el alcance del pueblo a esta fuente de la ciencia, hasta cierto punto aprovechó de la sabiduría del Imam. El número de alumnos de aquel Hazrat llegó a más de 185, todos eran sabios y pensadores científicos de su era. Un día delante del Imam hablaron sobre un joven que en una discusión científica con razonamiento y documentos firmes dominó a los oponentes de la religión. El Imam Hadi mostró entusiasmo por verle. Un día, un grupo de personajes destacados visitó al Imam y le dijeron que aquel joven quería verle. El joven sabio visitó al Imam y éste con respeto le pidió que se sentara cerca de él. Las prominentes figuras que estaban presentes en aquella reunión se molestaron pero el Imam Hadi en respuesta dijo. "¿Estás preparado para juzgar el Corán entre nosotros?" Todos se quedaron en silencio. Luego el Imam dijo: en el Corán se lee que Señor eleva los grados de las personas con fe, y los que dominan la ciencia tienen grados más elevados. Saber que la lógica clara de este joven, ante los oponentes, indica su virtud e inteligencia, lo que es mejor que cualquier honor tribal.

    Lo que hizo popular al Imam ante la gente fue su profunda relación con Dios y sus hermosos adornos de atributos morales. Aquel sublime, recitaba tan hermoso el Corán, que cada persona que lo escuchaba sentía su fuerte influencia. Aquel Imam considera que la mejor acción es servir al pueblo y, por eso, se mostraba contrario al comportamiento de los califas despóticos abasíes.

    La relación del pueblo con el Imam Hadi era de cariño y amabilidad. La gente cuando entendía cómo el Imam pensaba en sus intereses, sentía más amor hacia el Imam.

    Un día informaron a Motavakel que desde todas partes del mundo del Islam, la gente enviaba ayuda a la casa del Imam Hadi pero, que entre las mercancías también había armas. Motevakel ordenó a un hombre llamado Saeed Hayeb que junto a sus agentes atacara por la noche la casa de Imam y confiscara sus propiedades, incluidas las armas del Imam. Saeed Hayeb, sobre aquella noche, dijo: cuando la gente estaba dormida, junto con un grupo de los agentes, marché hacia la casa del Imam. Cuando llegamos, con la ayuda de una escalera subimos la pared de la casa y sin informarle al Imam entramos a su casa. Buscamos por toda la casa, El Imam era consciente de nuestra presencia, no nos hizo caso y continuó adorando a Dios. El resultado de nuestra búsqueda fueron dos bolsas de dinares, una de ellas con un sello. Tomé las dos bolsas y las llevé para Motevakel. Él califa se sorprendió al verlas y tomando una de ellas la miró cuidadosamente, entonces, vio el sello de su madre y se preguntó: ese es el sello de mi madre, ¿será que ella también ayuda al Mohamad ibne Ali? Al cabo de un momento, Motevakel llamó a su madre, y le preguntó al respecto; su madre en respuesta le dijo: sí yo envié esta bolsa para Mohamad ibne Ali, tenía una petición y le dije al Señor, que si aceptaba mi pedido enviaría diez mil dinares a Abulhasan (Imam Hadi). Saeed Hayeb continuó: Motevakel se quedó sorprendido por la influencia espiritual del Imam entre su familia, ordenó regresar aquellas dos bolsas. Regresé a la casa del Imam para disculparme personalmente y pregunté que debía hacer para que me perdonara. El Imam Hadi respondió, recita el verso del Corán que dice

    No son así los que creen, obran bien, recuerdan mucho a Alá y se defienden cuando son tratados injustamente. ¡Los impíos verán pronto la suerte que les espera! (Aleya 277 de sura Los poetas). Por lo tanto para alcanzar la felicidad y el éxito en la vida, la persona tiene que ser buena con sus amigos y no perderlos por una simple diferencia. El método de la familia del Profeta también era aceptar el perdón y perdonar.

    Fuentes: ABNA + IRIB

    No hay comentarios.

    Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.