La Fiscalía nacional de Chile investiga 26 muertes producto de la represión gubernamental contra manifestantes desarmados y de personas civiles, una de las cuales recibió una golpiza por parte de Carabineros en plena vía pública.

08 junio 2018

¿Por qué es importante el Día Mundial de Al-Quds 2018?

0 comments
El fundador de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Jomeini (Que descanse en paz) designó el último viernes del Ramadán como el Día Mundial de Al-Quds con el objetivo de defender al oprimido pueblo palestino. Estamos en vísperas de un nuevo Día Mundial de Al-Quds, el cual se puede considerar como el más importante de las últimas tres décadas. En este programa revisamos las razones de la importancia del Día Mundial de Al-Quds de este año.

Una de las razones de la gran importancia del Día Mundial de Al-Quds 2018 es que los residentes de la Franja de Gaza experimentan las peores condiciones de las últimas décadas. El comité popular contra el asedio de Gaza, en un informe publicado en octubre de 2017 sobre la crítica situación humanitaria en esta zona escribió: El 80 por ciento de la población de Gaza vive por debajo de la línea de la pobreza, la tasa de desempleo es del 50 por ciento y entre los jóvenes y los graduados llega al 60 por ciento, el promedio del ingreso diario per cápita es de 2 dólares, el número de los trabajadores desempleados es de 250 000 personas mientras que un millón y medio de los necesitados viven con ayuda de las agencia humanitarias, el 40% de los niños sufre de anemia y desnutrición y 15 500 huérfanos soportan  pésimas condiciones de vida. 

Además, el informe señala que 50 000 personas (desde su nacimiento y debido a los ataques y las agresiones del ejército sionista) están discapacitadas. La situación de las salud en Gaza ha llegado a una etapa peligrosa, y se puede decir que es la peor situación desde la imposición del asedio, de tal modo que las enfermedades se han intensificado exponencialmente mientras no existen el 30 % de los medicamentos, ni el 45 % de los equipos médicos necesarios para atender a los pacientes, entre ellos 13 000 personas que sufren de cáncer y miles de ciudadanos, especialmente los pobres, que padecen de enfermedades crónicas.

En el año 2000, el 98 por ciento de los residentes de la Franja de Gaza tenía acceso a agua potable, pero esta cifra se redujo en 14 por ciento en 2014. La escasez de la electricidad en Gaza es un desastre y solo hay de cuatro a seis horas por día. Como consecuencia de los crímenes israelíes, el nivel de los sufrimientos psicológicos y sociales en la Franja de Gaza ha aumentado dramáticamente, de tal modo que de cada tres niños, uno sufre de problemas mentales y sociales.

En tal situación, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) anunció en julio de 2017 que en 2020 será imposible vivir en  Gaza, pero Mark Freings, uno de los expertos de la Fundación alemana Konrad Adenauer, que viaja regularmente a la Franja de Gaza, cree que: "esta situación ya existe en Gaza y ahora mismo ya es imposible vivir en esta región". Según  Freings, "las condiciones desastrosas de la Franja de Gaza se deben en gran parte al estrecho asedio por parte de Israel, que lleva ya más de  10 años y es apoyado principalmente por Egipto, pues, bajo este asedio, se ha limitado la entrada y la salida de mercancías al enclave costero palestino, que solo es posible acceder en condiciones muy difíciles y excepcionales".



Omar Shakir, uno de los expertos de la organización pro derechos humanos Amnistía Internacional (AI), al respecto, asegura: "El asedio de Israel ha convertido a Gaza en una prisión al aire libre. El bloqueo de Gaza es un castigo colectivo impuesto por Israel contra el pueblo gazatí". De acuerdo con Shakir, "esta es una estrategia política que pretende acabar con el movimiento palestino HAMAS a través de imponer presiones, pero no ha tenido ningún efecto y es totalmente ilegal y carente de ética".

El pueblo palestino, especialmente los residentes de la Franja de Gaza, se encuentra en una terrible situación, pero el triángulo diabólico de Donald Trump, Benyamin Netanyahu y Mohammed bin Salman, con sus agresivas políticas, ha empeorado esta situación.



El 14 de mayo de 2018, día que coincidió con el 70º aniversario del Día de Nakba o Catástrofe, el presidente estadounidense, Donald Trump, en una acción unilateral, irresponsable e ilegal, trasladó la embajada de EEUU de Tel Aviv a Jerusalén (Al-Quds). Esta acción de Trump allanó el camino para una nueva ronda de violencia en los territorios ocupados. Medios de comunicación y analistas publicaron las imágenes de la hija de Trump, inaugurando la embajada de EEUU en Jerusalén, y las llamaron "la inauguración de un baño de sangre".

El diario británico The Guardian, en un informe sobre los acontecimientos del 14 de mayo, escribió: "Solo el día 14 de mayo, más de 60 palestinos fueron hechos mártires en Gaza".

Yamal Zahran, en un análisis publicado por el periódico Al-Ahram, escribió que la medida de EEUU de trasladar su  embajada Al-Quds era un esfuerzo para resarcir las derrotas de Washington ante el eje de la Resistencia, pero, agregó que esta medida estadounidense aumentará el coraje y la continuación de las fuerzas de Resistencia ante el expansionismo israelí.

El Día Mundial de Al-Quds 2018 tiene lugar mientras se han multiplicado los crímenes del gabinete de Netanyahu contra el pueblo de Palestina, en particular, apuntando a los habitantes de Gaza. Israel, con la ayuda de Trump y de aliados dependientes de la Casa Blanca, como los países árabes, no tiene miedo de intensificar los crímenes contra los palestinos, ni de violar las normas internacionales, incluidas las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Todos los días Israel bombardea con  cohetes y disparos directos a los manifestantes en Gaza. El pueblo palestino comenzó una serie de protestas el pasado 30 de marzo con el objetivo de enfatizar el derecho de los refugiados palestinos a regresar a su patria. Israel reprime estas manifestaciones de la peor forma y, como consecuencia, desde el 30 de marzo hasta finales de mayo, más de 130 palestinos resultaron muertos  y otros 12000, heridos.

La organización  no gubernamental Handicap International, que trabaja en el campo de los derechos de las personas con discapacidad, informó que, desde el 30 de marzo, alrededor de 12 000 personas han resultado heridas durante las manifestaciones, entre ellas unas 3 000 de gravedad. Según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en torno al 11 por ciento de los heridos, es decir más de mil personas, podría quedar discapacitado para siempre.

 Las políticas del ministro de guerra saudí, Mohammed bin Salman, y de algunos Estados árabes aliados de Riad, figuran entre las razones de la importancia del Día de Al-Quds 2018. En un viaje realizado el pasado marzo a Estados Unidos, el príncipe heredero de Arabia Saudí, Bin Salman, reconoció oficialmente la existencia del régimen israelí y, en lugar de defender a Palestina ante los crímenes de Israel, declaró que Israel tiene derecho de defenderse.

El ministro de los Asuntos Exteriores de Bahréin, siguiendo los pasos de Bin Salman, repitió esta política. El pasado mayo, el canciller bahreiní enfatizó el derecho de Israel a defenderse. De hecho, Arabia Saudí y algunos otros países árabes han ido más allá de la normalización de las relaciones con Israel y, en realidad, están buscando fortalecer sus nexos con el régimen sionista e incluso alcanzar algún tipo de alianza informal. Esta política de Al Saud y de algunos pequeños países árabes ha hecho ue el régimen israelí se envalentone e intensifique la violencia contra el pueblo palestino de la manera más cómoda. De hecho, con esta política de Arabia Saudí y sus aliados, el pueblo palestino es blanco de la más cruenta opresión.

 El conjunto de estas condiciones ha hecho que el Día de Al-Quds de este año sea el más importante de las últimas tres décadas. La marcha del Día Mundial de Al-Quds, en apoyo al pueblo palestino, puede mostrar una vez más los crímenes del régimen israelí al mundo y recordar a la opinión pública la inocencia del pueblo palestino.

La marcha del Día Mundial de Al-Quds también puede exponer la  deshonra y vergüenza de Donald Trump, Benyamin Netanyahu y Mohamed bin Salman por haber apoyado la intensificación de la violencia y los crímenes contra el pueblo palestino. La marcha del Día Mundial de Al-Quds, asimismo, revela que transcurridos 70 años desde el Día de la Nakba, el levantamiento palestino contra la ocupación de Israel nunca ha parado, sino que pese al fortalecimiento de las relaciones de algunos Estados árabes con el régimen israelí, el pueblo palestino continua su levantamiento y su resistencia con mayor fuerza, gracias al apoyo del pueblo y teniendo fe en la victoria prometida por Dios.

Fuente: ParsToday en español