La Fiscalía nacional de Chile investiga 26 muertes producto de la represión gubernamental contra manifestantes desarmados y de personas civiles, una de las cuales recibió una golpiza por parte de Carabineros en plena vía pública.

19 mayo 2018

Actos preferibles en el bendito mes de Ramadán

0 comments
El mes del Ramadán debe servir para purificarnos tanto física como mental y espiritualmente. Durante su transcurso estaremos buscando la verdad en nosotros mismos, la Luz de Allah, separándonos de nuestros actos automáticos y de nuestros hábitos o impulsos.

Lo más querido por Dios de su siervo es el amor que éste le profese. Y en el mes de Ramadán lo que más ama es el esfuerzo de purificación de su cuerpo y alma, la superación de los estados negativos, inferiores y malignos del ser humano. La purificación de los estados malignos del alma nos permite superar los vicios, como olvidar a Allah -que es la principal falta que podemos cometer-, la soberbia, la codicia, la avaricia, la envidia, el egoísmo, la rebeldía a Dios, los malos pensamientos, la ambición desmedida, los deseos inmoderados, el odio, la violencia etc.. Todos estos vicios son enfrentados durante el ayuno para ser vencidos.

Actos preferibles durante todo el mes:

El ayuno del mes de Ramadán es obligatorio para el musulmán. Tal obligación se encuentra sujeta a una serie de normas, y si bien atenerse o restringirse al cumplido de dichas normas nos libra de caer en la desobediencia, el ayuno que conforma el alimento del espíritu es aquel que es aceptado por el Misericordioso, y para facilitar que se produzca esa aceptación existen numerosos actos preferibles, algunos de los cuales se mencionan a continuación:

Primero: Tener la intención de ayunar, tomar conciencia, adquirir conocimiento y saber el significado del Sagrado mes de Ramadán.

Segundo: No proferir malas palabras o insultos.

Tercero: Al-Iftar (es decir, desayunar), y es preferible retrasar el Iftar hasta después de la oración del 'isha', a menos que lo haya invadido la debilidad o hubiera gente esperándolo (para comer).

Cuarto: Romper el ayuno con algo halal o lícito, cuya procedencia esté libre de dudas, especialmente con dátil para que incremente así la recompensa de su salat cuatrocientas veces. Y es bueno realizar también el iftar ya sea con dátil maduro y seco (tamr), o dátiles maduros frescos (rutab), o algo dulce, y con agua caliente.

Quinto: Dar limosna (sadaqah) en el momento del Iftar, y que dé de desayunar a los ayunantes, aunque sea con una cantidad de dátiles o con un sorbo de agua. Y se transmitió del Profeta -las bendiciones y la paz sean con él y con su purificada familia-:

"Por cierto que quien dé de desayunar a un ayunante, obtendrá la misma recompensa del ayunante, sin que (por ello) merme nada de su recompensa, y obtendrá la misma recompensa de lo que haya hecho de bien, por la fuerza de dicha comida".

Y transmitió el Ayatullah Al-'Al·lamah Al-Hil·li en la "Risalah As-Sa'diiah", que el Imam As-Sadiq (P) dijo:

"Por cierto que cada vez que un creyente dé de comer a un creyente (aunque más no sea) un bocado en el mes de Ramadán, Allah escribirá para él la recompensa de quien libera a 30 esclavos creyentes y tendrá ante Allah Ta'ala la respuesta a una súplica".

Sexto: Comer a la madrugada, antes del alba, preferiblemente algo dulce y realizar las súplicas correspondientes acompañadas con la lectura del Sagrado Corán.

Séptimo: Recitar la Sura Al-Qadr (Nº 97) en el momento del Iftar.

Octavo: Fue transmitido el hecho de recitar cada noche la Sura Al-Qadr mil veces.

Noveno: Recitar la Sura Ha mim Ad-Dujjan (Nº 44), cada noche cien veces si es que le resulta posible.

Décimo: Recitar mucho el Generoso Corán y al hacerlo dedicárselo al espíritu de uno de los Catorce Infalibles, así su recompensa se duplicará.

Decimoprimero: Decir siempre el "Salawat" (las bendiciones al Profeta), astagfirul·lah("Pido perdón a Dios") y la ilaha il·la allah ("No hay divinidad más que Dios").

Decimosegundo: Recitar duas