• Lo más nuevo

    Principios del Islam



    Significado del Din

    El objetivo principal es explicar la doctrina islámica, cuya denominación específica en las Ciencias Islámicas es el de “Fundamentos de la Religión” (Usul Ad Din), por eso es necesario, antes que nada, dar una breve explicación sobre la palabra Din o religión, y otros términos relacionados.

    La palabra Din, es una palabra árabe que significa obedecer y retribuir, y en un uso técnico se emplea para designar la creencia en un Creador para el mundo y el hombre, así como las disposiciones prácticas correspondientes a esta creencia.

    Es por esta razón que a las personas que no creen en un Creador y consideran la aparición de los fenómenos en el mundo como algo accidental o meramente efecto de los procesos y reacciones materiales y naturales, se les denomina “irreligiosas”. Pero a las personas que creen en un Creador del mundo, aunque sus doctrinas y ritos religiosos presenten desvíos y supersticiones, se les denomina “religiosas”.

    Sobre esta base, las regiones existentes entre los hombres se dividen en verdaderas y falsas. La verdadera religión consiste en creencias correctas, conformes con la realidad, y en conductas recomendables que gocen de credibilidad y garantías suficientes.

    Fundamentos y derivados de la religión

    Considerando lo que hemos explicado sobre la palabra Din, queda claro que cada religión se conforma de dos partes: una, la creencia o creencias que constituyen su fundamento o raíz; la otra, las disposiciones prácticas que se conforman a esas bases doctrinales y que se derivan de ellas.

    Es completamente correcto, por lo tanto, que a la parte correspondiente a las creencias, en cada religión, la denominemos “Fundamentos” (Usul: Principios, bases, raíces), y a la parte que hace a los mandatos prácticos, se la llamemos “Ramas” (Furú: Derivaciones).


    Los sabios musulmanes utilizaron estos dos términos para referirse a las Creencias (Aqaid) y a los mandatos o leyes prácticas del Islam (Ahkam).

    Las religiones celestiales y sus principios

    Entre los sabios especializados en la historia de las religiones, los sociólogos y antropólogos, existe discrepancia en cuanto a la manera en que han surgido las diversas religiones divinas.

    Sobre la base de las fuentes islámicas, debe decirse que la historia en la aparición de la religión comienza con la aparición del hombre. El primer hombre fue Adán (la paz sea con él), Profeta de Dios, proclamador del monoteísmo y de la adoración al Dios Único. Las religiones idólatras surgieron todas ellas por desvíos (de la verdadera religión), diferencias en los gustos y objetivos, y por ambiciones personales o de grupos.

    Las religiones monoteístas, que son las de origen divino y verdaderas, tienen tres principios generales en común:

    1. La creencia en un Dios Único,

    2. La creencia en el envío de Profetas por parte de Dios Altísimo, para guiar a la humanidad hacia la perfección completa y la felicidad en ambos mundos,

    3. La creencia en una existencia eterna para cada hombre en la otra vida, donde recibirá la recompensa o el castigo por las acciones que ha realizado en este mundo.

    Estos tres principios son en realidad las respuestas a los interrogantes más fundamentales que surgen en la mente de todo hombre consciente: ¿Cuál es el objetivo de la existencia? ¿Cuál es el fin de la vida? ¿Cuál es el camino para poder conocer el mejor programa de vida?

    El programa conocido a través del camino garantizado por la revelación, es el de la ideología religiosa que se basa y deriva de la cosmovisión divina.

    La creencia en estos principios básicos conlleva una serie de implicancias y consecuencias necesarias que, en forma global, conforman el sistema de la creencia religiosa.

    Es en estas implicancias y consecuencias, que surgen discrepancias, motivando la aparición de diferentes religiones y sectas. Por ejemplo la discrepancia en la aceptación o rechazo de la función profética de algunos de los enviados divinos, y la aceptación o no, de la autenticidad de un libro revelado, es el factor principal de la disputa entre las religiones judía, cristiana e islámica.

    Estas diferencias, a su vez, acarrearon otras discrepancias en las creencias y prácticas, algunas de las cuales están en disconformidad con las bases mismas de la creencia.

    Podemos ver entre los cristianos la creencia en la trinidad, que contradice el monoteísmo, aunque sus teólogos intentan justificarla.

    También la discrepancia en la forma de determinar la sucesión del Profeta es un factor principal de las diferencias entre shiítas y sunnitas en el Islam. Los primeros sostienen que la sucesión debe ser determinada por Dios y los segundos por parte de la gente.

    En resumen, el Monoteísmo, la Profecía y la Resurrección, constituyen las bases principales de la creencia y doctrina en las todas las religiones celestiales.

    Podemos considerar como parte de las creencias básica a aquellos otros principios que se desprenden del análisis de aquellas. Por ejemplo, la creencia básica en la profecía, común a todas las religiones reveladas. Es por ello que forma parte de las creencias básicas del Islam

    Por este motivo, varios sabios de la Escuela Shiíta consideraron a la Justicia divina, que es una de las derivaciones  del Monoteísmo, como un principio independiente.

    Asimismo, consideraron que el liderazgo religioso-político (Imamato), que es una de las derivaciones de la profecía, como otro principio aparte.

    En realidad, emplear la denominación de fundamento o principio para estas otras creencias, no da lugar a ninguna disputa o discusión, puesto que son términos específicos acordados por los sabios.

    Por lo tanto, puede emplearse la palabra fundamento (o principio) de la religión en dos sentidos: uno general y otro específico.


    El sentido general se emplea en oposición a las derivaciones de la religión y a sus mandatos, y abarca todas las creencias reconocidas. El sentido específico, en cambio, se utiliza para significar los principios más fundamentales de una creencia particular.

    Además, podemos denominar con esta designación específica a varias de las creencias comunes a todas las religiones reveladas. Por ejemplo, los tres fundamentos principales del Monoteísmo, Profecía y Resurrección. En caso de agregarse otras bases o principios, serán aquellos correspondientes a cada religión específica. Si continuamos agregando otras doctrinas o creencias específicas de las diferentes sectas, entonces las denominaremos principios o fundamentos de una escuela religiosa determinada.

    2. LAS CREENCIAS DEL SHIÍSMO

    A continuación explicaremos las creencias del shiísmo (sus fundamentos y derivaciones), anotando las cuestiones más importantes. Sólo mencionaremos aquellas cosas en las que todos concuerdan que son los principios de la Escuela Shiíta, dejando de lado las opiniones particulares y personales de los individuos.

    Por consiguiente, decimos que la religión tiene exclusivamente cinco asuntos:

    1. El Conocimiento del Creador (de Dios).

    2. El Conocimiento del difusor (de los Profetas y sus sucesores -P-).

    3. El Conocimiento de las cuestiones con las cuales se adora a Dios y la práctica de acuerdo con las mismas.

    4. La realización de buenas acciones y la abstención de las malas obras.

    5. La creencia en el “ma’adh” (el Día del Juicio), en el Castigo y en la Recompensa (es decir, en el Infierno y el Paraíso).


    Entonces, la religión puede dividirse en dos partes: de teoría y de práctica. O más precisamente, de la creencia en Dios y en lo invisible, y de la acción basada en dicha creencia (la práctica concomitante).

    Fuente: Al Shiah.org


    No hay comentarios.

    Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.