La Fiscalía nacional de Chile investiga 26 muertes producto de la represión gubernamental contra manifestantes desarmados y de personas civiles, una de las cuales recibió una golpiza por parte de Carabineros en plena vía pública.

13 septiembre 2016

Frente a la tragedia de Mina en 2015

0 comments
En el Nombre de Dios


La actitud agresiva de Arabia Saudita se debe a su rol de guardián faldero de los Estados Unidos y a los servicios o cuidados que le otorga al régimen sionista de Israel en la zona. Son peligrosos mensajes que la monarquía wahabita viene lanzando a la República Islámica de Irán desde el triunfo de la Revolución Islámica de Irán en 1979.

El régimen saudita ha recurrido a diferentes formas de agredir a Irán, y en ello no ha escatimado esfuerzos, incluso contrariando al Islam en uno de sus pilares, como es la intervención del Hach o Peregrinación, negando el acceso a los iraníes y chiítas en general a este encuentro que convoca la santa Casa a millones de musulmanes en todo el mundo, con lo cual su mensaje a través de esta acción es que están desarrollando la agenda sionista, porque los grandes beneficiados son quienes promueven la agresión al Islam, la que vienen ejecutando desde 1948, año en que los sionistas invaden Palestina. La pregunta aquí que muchos se podrían hacer es, ¿qué tiene que ver Palestina en este asunto?, precisamente es el régimen israelí, socio de los sauditas en esta agenda, tiene asegurada su existencia en esta alianza porque los terroristas solo agreden a Siria, Irak y en ocasiones al Líbano, pero nunca hemos visto al Daesh (ISIS) Al Qaeda o Al Nusra lanzar los mismos ataques contra el régimen israelí. Por el contrario, todos estos terroristas, al ser heridos, son atendidos en el régimen sionista israelí, cuya ideología nace en Arabia Saudita.

Todo lo anterior se vincula a que Siria es otra nación en el eje de la resistencia junto a Palestina, Irán y el Hizbullah del Líbano. En resumen, el régimen wahabita saudí ejecuta una agenda sionista con un disfraz musulmán, mediante el cual pasa por alto este pilar del Islam y beneficia por su efecto a los enemigos del Islam, como son el imperialismo y el sionismo.

La actitud belicosa de Arabia Saudita va en directa relación con negar cualquier compensación a la República Islámica de Irán, porque además si existiera tal situación jurídica el régimen saudita estaría reconociendo más que una negligencia un crimen contra la humanidad, la que está sancionada por las leyes internacionales, lo que tiene carácter de imprescriptible, y este hecho no caduca sino hasta que los responsables materiales e intelectuales de este atroz hecho sean llevados ante las cortes internacionales. Incluso Irán está en su pleno derecho de recurrir a la Corte Internacional de La Haya, para que los criminales sauditas respondan ante estos asesinatos.

Recordemos también que muchos heridos no fueron atendidos como lo establece el criterio común, muchos de los cuales fallecieron posteriormente debido a que no recibieron los primeros auxilios, y esto porque las autoridades del régimen saudita actuaron con plena desidia, pero en mayor medida, con alevosía y al descampado, no solo contra los peregrinos musulmanes iraníes, sino contra los musulmanes que se vieron afectados por estos acontecimientos, quienes eran de diferentes nacionalidades.

Al respecto, el Líder de la Revolución Islámica de Irán, Ayatollah Sayed Ali Jamenei ha apuntado a un hecho muy importante, que es la agenda sionista desarrollada por el régimen de Arabia Saudí, el cual tiene su contraqibla en Washington, donde dirigen sus pedidos para no incomodar a sus amos norteamericanos, quienes han tendido una red de apoyo a Arabia Saudita, régimen antidemocrático que no tiene una Constitución ni elecciones libres, pero que sin embargo exige ambos a otros países como Siria.

Este obstáculo para que los musulmanes efectúen sus ritos ha reemplazado a Dios por los Estados Unidos en la secta wahabita, lo que constituye en una traición al mismo Islam que han hecho los sauditas, y es otro aspecto subrayado por el Ayatollah Jamenei.

Tan solo de la República Islámica de Irán provenían cerca de 500 personas, todas ellas martirizadas a causa de la desidia saudita, de acuerdo con los registros oficiales, en lo que los sauditas tratan de ocultar o de invertir para mostrarse como las víctimas, y es otra denuncia que hace el líder de la Revolución Islámica en su mensaje a los musulmanes del mundo.

El líder también resume muy bien el carácter del régimen saudita y de sus corifeos, en su complicidad, complacencia y anuencia hacia el imperialismo y al régimen sionista de Israel, quienes son capaces de vulnerar la religión y reemplazar la figura de Dios por la de sus mentores, con lo cual han establecido politizar sus acciones antes de encomendarse al mismo Dios.

En la finalización de este mensaje el Ayatullah Jamenei ha recordado que no solo hace un año atrás caían martirizados 500 de sus compatriotas, sino que en el año 1987 el régimen wahabita ya había asesinado a más de 100 musulmanes iraníes, cuyos familiares no han recibido indemización alguna hasta el día de hoy, los cuales cayeron víctima de una agresión directa por parte de la monarquía saudita.

Frente a la tragedia de Mina en 2015 

Redacción El Muecín Austral